SUS  ALMAS NO  VALEN NI MÁS NI  MENOS  QUE  LAS  DE  LOS  ALDEANOS,  SI SE LES CONSIDERA EN CUANTO A LO  QUE  EL SALVADOR DIO POR ELLOS                 

El enfoque de los Oblatos ha sido siempre estar cerca de la gente, en especial con los más pobres y abandonados. En Provence se trataba de las personas que no entendían bien el francés, así que los Oblatos les predicaban en su idioma provenzal. El Padre Honorat había sido increpado por algunos de los feligreses opulentos y había roto la regla. Eugenio escribió en su diario:

Carta del P. Honorat de la misión de Maussane. Comienza con tan buenos auspicios como la de Fontvieille. Los ejercicios son tan concurridos que la iglesia queda demasiado pequeña, atrayendo a 200 personas más de las que cabían.  El P. Honorat dice el párroco quedó encantado de que nuestros padres hablaran en provenzal, sin embargo, para condescender con cinco o seis burgueses que reclamaban sermones en francés, se dejó llevar a predicar por la tarde en las dos lenguas.
Censuro muchísimo esa debilidad; al predicar misiones, nunca acepté satisfacer la vanidad de algunos burgueses que se encuentran en todos los pueblos que evangelizamos. Es querer sacrificar la instrucción, quitando al pueblo los sermones en el idioma que habla. Es evidente no pueden seguir los razonamientos al predicarles en francés, pues ese pobre pueblo sólo escucha palabras sin relación alguna con sus ideas. Es indudable por experiencia, y es ir directamente en contra del fin de nuestro instituto, seguir el ejemplo de demasiados sacerdotes que se hacen ilusiones al respecto.

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 26, 1837, EO XVIII

Escribe al Padre Honorat:

Me preocupa poco ese pequeño número de burgueses que no han dado aún señales de buena voluntad. Por lo demás, sus almas no valen ni más ni menos que las de los aldeanos, si se les considera en cuanto a lo que el Salvador dio por ellos.
 Por tanto, es una locura inquietarse por esos señores, más que por otros buenos habitantes de una región,

Carta a Jean Baptiste Honorat, Febrero 28, 1837, EO IX núm. 606

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *