SOMOS MINISTROS DE SU MISERICORDIA, MOSTREMOS  SIEMPRE A TODOS LA TERNURA DE UN PADRE

En ocasiones, al encontrar oposición e incluso hostilidad al vivir y expresar los valores del Evangelio, somos tentados a responder de forma negativa. Eugenio se opone a ello:

Somos ministros de su misericordia, mostremos siempre a todos la ternura de un padre; olvidemos también con facilidad las afrentas que en ocasiones recibimos al realizar nuestro ministerio, ya que Dios quiere también olvidar nuestras incesantes ofensas a él. El padre del hijo pródigo no se contentó con vestirle la túnica y colocarle el anillo, sino que hizo matar el ternero cebado.
Así nosotros, no sólo debemos reconciliar a los pecadores, sino también por todas las gracias recibidas durante la misión y fidelidad a la correspondencia al esfuerzo realizado para ello, les damos el pan de vida, para que puedan ir por el camino nuevo a seguir…

Carta a Bruno Guigues, Febrero 20, 1837, EO IX núm. 605

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *