LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: UNA TAREA EN PROCESO

En este importante documento del 25 de Enero de 1816 sobre el que hemos reflexionado, vemos las semillas de todas las áreas principales de crecimiento que Eugenio cultivaría hasta el último día de su vida, y que todavía contienen un rico fruto después de 200 años. Con una actitud de generosa apertura a discernir la voluntad Dios, fue como Eugenio guió paso a paso a la naciente Sociedad de Misioneros.

Jacques Jeancard, un cercano colaborador de Eugenio durante su vida, escribió que cuando Eugenio nos fundó, él:

estaba lejos de conocer toda la extensión de su misión. No podemos pensar delineara un vasto plan a priori, completo en todas sus partes.  Aquel plan, del cual él era el artífice, no era simplemente una concepción humana; estaba inspirado en él y, de algún modo, revelado a él progresivamente según las circunstancias abrían nuevos horizontes a su celo.

El Señor era quien le guiaba, permitiéndole ver solamente lo que había que hacer en la situación inmediata y recompensaba su ferviente amor por la Iglesia y su celo por las almas, permitiéndole ver la distancia exacta a cubrir en cada nuevo avance hacia la terminación del trabajo que le había encomendado.

Así, Eugenio avanzó bajo el impulso y la dirección de la Divina Providencia, a lo largo del sendero que le era desconocido, o prácticamente desconocido en el principio, y por el cual alcanzaría en última instancia su destino, destino querido desde lo Alto.

« Melanges historiques sur la Congrégation des Oblats de Marie Immaculée » (Tours, 1872), pp. 70-71.

SPANISH

“Creer no es más que, en la obscuridad del mundo, tocar la mano de Dios y de esta manera, en silencio, escuchar la Palabra, mirando al amor.”   Papa Benedicto XVI

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: UNA TAREA EN PROCESO

  1. Mingo omi dijo:

    hoy día, en este presente de nuestra Historia, creo que también nosotros somos llamados a «estar atentos» a la voz del Espíritu. Hacerlo como oblato y como comunidad/Congregación.
    Quien sabe nadie tiene muchas luces… Se trata de «confiar» y JUNTOS como Congregación animarnos a escuchar e intentar caminos. INTENTARLO TODO…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *