ESPIRITUALIDAD: LOS RAYOS SALVADORES DE DIOS, ENFOCADOS

La espiritualidad es el resultado de un enfoque preciso que conjunta una luz específica y da un significado particular a una persona o grupo. La “espiritualidad” entonces se refiere a la totalidad de la expresión del enfoque y sus efectos.

Siempre estuve fascinado en la escuela por la idea de un punto focal. Y cómo la luz blanca que brillaba a través de un punto particular de un prisma,  salía con color en el otro extremo. Más adelante en la vida, esta fascinación me dio una clave para poder comprender la dinámica que dio sentido a la vida de Eugenio. Se trataba de la creciente conciencia del amor de Dios por él, comprendido eventualmente y expresado al ver la cruz un Viernes Santo. Esta fue la “luz blanca” pura que brilló en su vida y fue transformada en los muchos colores de los siguientes 55 años, y en los 200 años de la misión Oblata.

¿Puedo olvidar aquellas lágrimas amargas que la vista de la Cruz hizo brotar de mis ojos un Viernes Santo?
…Jamás mi alma quedó más satisfecha, jamás sintió más felicidad; y es que en medio de aquel torrente de lágrimas, a pesar de mi dolor, o más bien a través de mi dolor, mi alma se lanzaba hacia su fin, hacia Dios, su único bien, cuya pérdida sentía vivamente
…Que todas mis acciones, pensamientos, vayan dirigidas a este fin. Qué ocupación más gloriosa que hacer todo y por todo únicamente por Dios, amarle sobre todas las cosas, y amarle más mientras más tardé en amarle.

Notas de Retiro, Diciembre 1814, O.W. XV núm.130

(cf http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=204 y siguientes publicaciones para el texto)

Este suceso se convirtió en el punto focal de la vida de Eugenio – el prisma de su vida. Al recibir la luz de Jesús Crucificado en su vida, se convirtió en el punto focal a través del cual experimentó los múltiples colores de la salvación, llevando a los demás a la misma  experiencia.

Les pido cambiar el final de nuestras letanías; en lugar de decir «Jesús sacerdos» digamos «Christe Salvators». Es el punto de vista bajo el cual debemos contemplar a nuestro divino Maestro. Por nuestra vocación particular, estamos asociados de modo especial a la redención de los hombres

Carta dirigida a “nuestros queridos hermanos, los misioneros en Aix”,
Julio 1816, O.W. VI núm. 12

Nuestra Regla de Vida captura este enfoque: “A través de la mirada del Salvador crucificado vemos el mundo rescatado por su sangre, con el deseo de que los hombres en quienes continúa su pasión conozcan también la fuerza de su resurrección (cf. Fil 3, 10).”

Al reflexionar en la experiencia central de formación en la vida de Eugenio, ¿cuál es el punto focal de mi experiencia de Dios? ¿Cuál es el origen de la luz que brilla en y a través de mi vida?

SPANISH

“Concentra todos tus pensamientos en la tarea actual. Los rayos del sol no arden sino hasta hacerlos el foco.” – Alexander Graham Bell

Esta entrada fue publicada en diario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *