LA ESPIRITUALIDAD COMO UN ENCUENTRO CONTINUO CON JESUCRISTO, QUE LLEVA AL ENCUENTRO CON LOS DEMÁS

La base de toda la espiritualidad cristiana es la relación con Jesucristo. No hay duda de ello en la vida de Eugenio, en su apasionado compromiso:

Dios mío, ya está decidido, en adelante y para toda mi vida,  solo a ti dirigiré todo mi afecto y todas mis acciones. Complacerte, actuar por tu gloria será mi ocupación diaria, la ocupación de todos los instantes de mi vida. Solo quiero vivir para ello, solo quiero amarte a ti y a todo lo demás en ti y a través de ti. Desprecio las riquezas, pisoteo los honores, eres todo para mí, ocupas el lugar de todo, Dios mío, mi amor y mi todo. “Deus meus et omnia“.

Notas del retiro en preparación para la ordenación sacerdotal,
Diciembre 1-21, E.O. XIV n.95

El objetivo de Eugenio era vivir todos los aspectos de su existencia como una expresión de su ideal “vivir solo por Dios” a través del compromiso de sus votos, que llamó “oblación.” Lo expresó como un estilo de vida al servicio de los demás, como Oblato.

Fernand Jette, uno de los Superiores Generales Oblatos anteriores, describe esta relación en una forma hermosa:

La adhesión a Jesús fue un rasgo distintivo a lo largo de la vida de Eugenio. Fue una experiencia de encuentro con una persona, la persona de Jesucristo, y vivir la relación establecida entre los dos de forma constante. Esta amistad se muestra a través de los eventos y crece a través de las penas y las alegrías de la vida”   “Jesucristo” en el Diccionario de Valores Oblatos

SPANISH

“La espiritualidad es comprendida como la forma de vida de un pueblo, un movimiento del Espíritu de Dios, como  el conocimiento de la identidad de uno como cristiano en todas las circunstancias de la vida.”   Plan Pastoral Nacional para el Ministerio Hispano – USCCB

Esta entrada fue publicada en diario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *