UN PREDICADOR QUE LLEGABA A LOS POBRES

Durante la predicación del jubileo en Marsella, Rey describe un incidente revelador:

“Un suceso inesperado da una base de comparación entre la predicación del misionero de los pobres y un nivel más elevado de elocuencia. El P. Enfantin llegó a Marsella y se presentó con el Fundador, ofreciéndose a predicar. El Fundador le pidió tomar su lugar en el púlpito del Calvario, quedándose solamente con el ejercicio matutino, que deseaba continuar en provenzal. El Padre Enfantin debía predicar a las 11 am y por la tarde, en el horario habitual. Unos cuantos días fueron suficientes para mostrar el importante cambio en la audiencia, que disminuía. El estilo del Padre Enfantin era por completo diferente a la del misionero. Sus palabras tenían una pureza impecable de dicción, pero el contenido era tal vez muy substancial y conciso para su comprensión. No atraía la atención de sus oyentes, ni lograba su interés, en especial los de la clase media de la sociedad. No superó el reto, y ya fuera que realmente cayera enfermo o que se diera cuenta que el entusiasmo de la audiencia se evaporaba, comentó su enfermedad e interrumpió la predicación.

El Padre de Mazenod retomó la predicación y continuó sus atrayentes reuniones, hasta el cierre del Jubileo en Navidad. Su salud, que aún era muy débil, resintió el cansancio del apostolado. El número de conversiones superó toda expectativa.”

REY

 “Cuando puedes acercarte a alguien a nivel emocional, estás logrando una conexión real.”   Casey Kasem

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *