EL DESAFÍO A UNA MENTALIDAD QUE VA EN CONTRA DEL  BIEN

El examen de su vida lleva a Eugenio a una situación que es particular a su época después de la Revolución Francesa.  Muchas órdenes religiosas habían sido destruidas – y con ellas su especial contribución espiritual y humanitaria a la sociedad. Eugenio consideraba a los Oblatos como una compensación a dicha pérdida, a través de sus valores espirituales. (cf por ejemplo   http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=1160)

Hoy en día, aunque la situación es diferente, la reflexión de Eugenio nos invita a identificar algunos de los valores de Dios respecto a la dignidad, en la vida que nuestra sociedad ha destruido o ignorado – y compensar su ausencia a través de incorporarlos en nuestro estilo de vida y espiritualidad.

Otra reflexión tomada también de la finalidad de nuestro Instituto me ayudará a descubrir muchas omisiones, para mi gran vergüenza. Somos llamados a suplir en cuanto esté en nuestras manos  a las diversas Órdenes religiosas que fueron destruidas por la Revolución.  Entonces ¿a qué somos llamados? A la perfección de cada Orden suprimida. No es posible alcanzar la perfección de forma más amplia. Este es el fin del Instituto. ¡Qué confusión para mí el haberlo comprendido tan mal. ¡Qué materia para mi examen!

Examen de consciencia, Octubre 1826, EO XV núm. 157

 Desafortunadamente ya no existen las páginas posteriores de este revelador  documento.

 

“Las nuevas ideologías, caracterizadas por el individualismo creciente, el egocentrismo y el consumismo material, debilitan los vínculos sociales, fomentando la mentalidad de “desechar”, que lleva al desdén, al abandono de los más débiles y de quienes son considerados ‘inútiles’.”    Papa Francisco, Mensaje del Día Mundial de la Paz 2014.

Esta entrada fue publicada en notas de retiro y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *