CREAR RELACIONES COMO MEDIO DE CRECIMIENTO

A partir de 1812, introduje en este seminario… la asociación de celo que conocí en el seminario en París.

Diario del 20 de agosto de 1838, E.O. XIX

 La investigación de Pielorz sobre las actividades de Eugenio en la Asociación en el seminario concluye que:

Estos detalles, tal vez más que todos los demás, nos revelan el ardiente espíritu de celo del seminarista. Si, de entre los 90 seminaristas él fue elegido como miembro digno de un grupo de élite, convirtiéndose pronto en su secretario y teniendo éxito al revivir esta organización decadente, se debió al efecto realizado por sus prácticas de mortificación, desapego, abnegación y en especial su amor por Cristo, el Salvador. Del antiguo Conde [ed. Título que Eugenio, siendo  adolescente se había inventado cuando se mezclaba con los nobles en Palermo.], se produjo un seminarista modelo y un director con celo.  (PIELORZ, La Vida Espiritual, págs. 308-309)

La Asociación era una respuesta concreta a la necesidad de la Iglesia y dió a Eugenio una formación dinámica en un método que tuvo éxito en un cuerpo de élite para ser un instrumento de cambio en un grupo mayor. Lo que aprendió fue de importancia primordial para su vida, dándole la base y el método que utilizaría de nuevo en Aix para su tarea en el seminario, entre los jóvenes, y al fundar a los Oblatos.

Si sólo se tratara de ir a predicar más o menos bien la palabra de Dios, mezclada con mucho del hombre, recorrer las campiñas con el propósito de ganar algunas almas para Dios, sin ser unos hombres verdaderamente apostólicos, creo que no sería difícil reemplazarle; pero ¿puede creer que quiera yo esa clase de mercancía?
Es necesario que nosotros mismos seamos francamente santos. Esa palabra incluye todo cuanto pudiéramos decir.

Carta a Henri Tempier, Diciembre 13, 1815 E.O. VI núm. 7

 

“Al crear relaciones logramos una fuente de amor, orgullo personal y pertenencia que hace más fácil la vida en un mundo caótico.”   Susan Lieberman

Esta entrada fue publicada en cartas, diario y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *