LA LEVADURA COMO MODELO PARA LOS OBLATOS AL TRABAJAR EN UN CAMBIO DISCRETO

Al escribir sobre la muerte del P. Marcou, Eugenio recordó la asociación que había fundado en el seminario de Aix, siendo un joven sacerdote:

Desde 1812 había introducido en la casa donde iba para mis retiros anuales, la pequeña asociación de celo que existe en el seminario mayor de París. Esta asociación se había perpetuado en la casa de Aix. Marcou era demasiado fervoroso y tomó parte en ella. Cumplió con tanta inteligencia como éxito la tarea impuesta a cada miembro de la asociación. Él solo logró más resultados felices que todos los demás juntos. Varios seminaristas me han dicho que debieron a su ingeniosa caridad el haber realizado bien su seminario.

Diario del 20 de Agosto de 1838, E.O. XIX

 La convicción de Eugenio de la necesidad de la Iglesia de contar con buenos sacerdotes, se expresa en su participación cuando estudiaba para el sacerdocio en París, en la muy secreta Asociación Piadosa del seminario, que buscaba el progreso espiritual de sus miembros, y a través de ellos, de toda la comunidad del seminario. Esta asociación fue de importancia en el futuro enfoque y metodología de Eugenio en su trabajo con los grupos, y en especial en la formación de los Oblatos. Su objetivo era formar un pequeño grupo de gente, que mientras trabajara en su transformación personal, tuviera una discreta y fuerte influencia en la transformación de toda la comunidad, como la levadura en el pan.  (cf http://www.eugenedemazenod.net/?p=117

 

“Cuando ya no podemos lograr un cambio en las situaciones – tenemos el reto de cambiarnos a nosotros mismos.”   Viktor E. Frankl

Esta entrada fue publicada en diario y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *