PREDICAR SIEMPRE Y EN TODO LUGAR

En 1826 los Oblatos habían ayudado al clero local de Aix en la campaña de predicación de la celebración del jubileo. Desde Roma, Eugenio seguía el avance de la predicación y daba respuesta a ella.

Por esta carta, parece que la iglesia Oblata no había sido elegida, por lo que Eugenio insiste en que la forma de vida Oblata sea de “predicación” a través de todo lo que son y hacen.

Siento mucho no haber hecho antes la reflexión sobre la modestia exterior. Era algo muy importante, pues todos tenían los ojos puestos en ellos, que predicaran al ir por las calles con su porte, en la iglesia con su profundo respeto por el santo lugar, y en todas partes con su moderación en las palabras, su mansedumbre y su afabilidad. La ciudad habrá quedado sorprendida al ver salir tantos misioneros de esta casa, que tanto se había dicho estaba aniquilada. Pero era esencial que quedaran aún más impresionados al ver la regularidad de esos “resucitados”. Aún está usted a tiempo para insistir de mi parte en este punto tan importante.

Carta a Henri Tempier, Marzo 30, 1826, EO VII núm. 233

 

“La forma más eficaz de lograr la diferencia, es guiar a través del ejemplo y realizar actos de bondad al azar, para dar un buen ejemplo de cómo comportarse en el mundo.”   Misha Collins

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *