SI SUPIERAN LO QUE ESTO SIGNIFICA, SALTARÍAN DE ALEGRÍA

Al acercarse la presentación de la documentación al Papa, Eugenio expresa nuevamente su asombro por el modo en que Dios bendijo todo el proceso.

Mi carta saldrá sin tener nada nuevo que contar sobre nuestro asunto; se trata ahora de la redacción y formalidades que forzosamente tienen demoras; sin embargo, sigo atendiendo todos los detalles: esta misma mañana hice varias diligencias para ello. La minuta del breve está terminada…
Por cierto, el cardenal Pedicini tenía razón: si Dios no hubiese puesto Su santa mano, habría tardado más de un año. Lo que me hace gracia es la sorpresa del arcipreste Adinolfi que es, como le he dicho, el alma del secretariado: no sale del asombro del giro que tomó este asunto desde el principio. “Non si é visto mai”: nunca se ha visto, dice, en ningún asunto de este género, que el Papa se ocupara personalmente de hacer a un lado las dificultades, prescribir hasta los detalles y dictar las expresiones mismas del breve.

¡Espero que los Oblatos en Francia se den cuenta de lo que esto significa!

Nuestros señores ¿se dan cuenta de ello, al menos? Si supieran lo que esto significa, saltarían de alegría o quedarían estupefactos de admiración.

Carta a Henri Tempier, Marzo 9, 1826, EO VII núm. 229

 

“Quien toma como cierta Su guía y la tarea de Su meta, puede confiar en la providencia de Dios, para llevarle por el camino correcto.”  Blas Pascal

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *