TODOS MIS PASOS Y GESTIONES PARECÍAN DIRIGIDOS POR UNA LUZ SOBRENATURAL QUE ME LLEVABA A HACER Y DECIR PRECISAMENTE LO QUE HACÍA FALTA

La tan esperada aprobación papal de la Congregación Oblata estaba a punto de ser lograda. El consejo de cardenales había votado a favor y sólo faltaba la firma del Papa. Eugenio le escribe a Henri Tempier para compartir su alegría y gratitud

Hay que reconocer que la ayuda de la divina Providencia en este asunto ha sido admirable y ninguno de nosotros deberá olvidar nunca que su protección ha sido visible

A continuación muestra qué tan consciente está de la presencia de Dios al guiar el asunto.

Tal vez nunca en casos parecidos se hayan visto, dispuestos como ahora lo están, los corazones de quienes Dios ha mostrado decididamente ser el dueño. En primer lugar, el del Sumo Pontífice, y luego los de todas las personas que han tratado este asunto. Todos mis pasos y gestiones parecían dirigidos por una luz sobrenatural que me llevaba a hacer y decir precisamente lo que hacía falta para agradar y convencer. Se hubiera podido decir de mí, como de Ester, respecto a cada persona con quien he tenido que tratar: Placuit ei et invenit graúam in conspectu illius. [Esther 2:9 “le agradó y halló gracia a sus ojos .”] Es verdad que siempre he puesto toda mi confianza en la bondad de Dios.

Carta a Henri Tempier, Febrero 16, 1826, EO VII núm. 224

 

“A través de las humildes dispensas de la Divina Providencia, en ocasiones los hombres son adecuados para su servicio.”       John Woolman

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *