LOS ELOGIOS NO ME AFECTAN, INCLUSO LOS ENCUENTRO PESADOS

La reflexión de Eugenio en su retiro lo conduce a examinar sus reacciones ante los otros. Éste es uno de los textos de Eugenio que uno duda publicar en el s. XXI, ¡todavía forma parte del verdadero retrato del hombre del S. XIX! Además de sus opiniones “políticamente incorrectas”, el texto muestra que él estaba incómodo con los cumplidos exagerados.

Los elogios de las mujeres o los del pueblo no me impresionan en absoluto, incluso me cansan. La razón es que los brindan indistintamente y sin discernimiento.
 También soy poco sensible a los de los libertinos, etc., porque son superficiales, poco sentidos, etc. Esto bien podría ser en mí un efecto del orgullo. Es preciso que me esfuerce por ser tan indiferente a los elogios de personas profundamente estimables como a los de las mujercillas, etc. Habría andado mucho camino si llegara a eso

Notas de retiro, diciembre 1814, E.O. XV n.130

This entry was posted in notas de retiro and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *