LA FAMILIA COMO EL REGALO DE DIOS PARA TI

La familia era importante para Eugenio. Vimos algo acerca del papel que tenía en la familia de su hermana, Eugenie de Boisgelin, y en especial cómo acompañó la enfermedad y muerte de su sobrina, Caroline. Ahora, de vuelta en Marsella, cansado física y emocionalmente debido a ello, su madre le había invitado a pasar algunos días con ella en la casa de su prima Roze Joannis, en Grans.

Mi querida madre, hubiera querido aceptar tu invitación y pasar una semana contigo en Grans. Habría sido una gran alegría para mí, pero todo fue muy pronto y de igual forma habría de partir, de prisa. Después del tiempo que me he encontrado ausente, necesito dedicar tiempo a lo que ha sucedido y no comprendo cómo es que he estado distraído hasta este momento. Es por ello que debo dejar este proyecto, por placentero que hubiera sido.

Carta a su madre, Agosto 16, 1825, Archivos Generales Roma, AGR MJ I-1

El amor que profesaba a su familia era de la fuente del amor que mostraba en su ministerio y a las personas con quienes trabajaba, y por los Oblatos en especial. El único modelo que tenía para la congregación Oblata era el de una familia centrada en Dios – que era el padre.

 

“No escoges a tu familia. Ellos son el regalo de Dios para ti, al igual que tú lo eres para ellos.”    Desmond Tutu

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *