UNA ESPIRITUALIDAD COLECTIVA DE COMUNIÓN

El año de 1822 encontró a los Misioneros de Provenza comprometidos por completo con la evangelización en Aix, Notre Dame du Laus, Marsella y la predicación de varias largas misiones parroquiales. Eugenio, como padre de esta familia misionera, disfrutaba de sus logros y veía la bondad de cada uno en beneficio de todos.

Me alabaré en mis hermanos, en mis hijos, porque a defecto de virtudes que me sean propias y personales, estoy orgulloso de sus obras y de su santidad.

Carta a Hippolyte Courtès, 3 de marzo de 1822, EO VI n. 80

 

”Escuchamos en la historia de la espiritualidad cristiana, “Cristo está en mí; habita dentro de mí,” que es la perspectiva de la espiritualidad individual, de la vida en Cristo, o escuchamos, “Cristo está presente en nuestros hermanos y hermanas,” que es la perspectiva de la caridad, de las obras de caridad. Pero falta el siguiente paso decisivo, esto es, descubrir que si Cristo se encuentra en mí, al igual que en otra persona, entonces el Cristo en mí ama al Cristo en ti y viceversa… se trata de dar y recibir.”      Jesús Castellano OCD

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *