EL CUIDADO PASTORAL CONTÍNUO DEL TESTIMONIO DE UNA COMUNIDAD MISIONERA UNIDA

Durante el tiempo en que Eugenio predicaba la misión en La Ciotat, la comunidad de Aix le envío una felicitación por su Santo. Al responder a este gesto de solidaridad comunitaria, reflexionó en el ideal de la unidad que le motivaba para la vida comunitaria de los Misioneros.

Estad con frecuencia juntos y vivid en la más perfecta unión. Cuando digo unión, no es que tema que discutáis, no tengo ese pensamiento, pero quiero hablaros de esa cordialidad, de esa fusión, si puede expresarse así que debe existir entre todos los miembros de nuestra Sociedad que no deben formar sino un corazón y un alma.

Carta a Hippolyte Courtès, Noviembre 8, 1821, EO VI núm. 74

El modelo utilizado por Eugenio para la comunidad era el de Jesús y los apóstoles, en especial cómo vivió la comunidad después de la Resurrección, cuando no fue ya la presencia física de Jesús, sino el Espíritu Santo, la fuente de unidad entre los miembros.

La congregación de los que creyeron era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo lo que poseía, sino que todas las cosas eran de propiedad común. Con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia había sobre todos ellos…

Hechos 4:32-33

 

En el centro de la Cristiandad se encuentra la comunidad; el Señor nos reúne alrededor del altar.”    Timothy Radcliffe

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *