EN TANTO SEA EL SUPERIOR, SOY YO QUIEN DEBE GUIAR

En esta carta, encontramos a Eugenio continuando su esfuerzo por establecer y mantener un espíritu de unidad entre las tres comunidades de Misioneros. Se encontraba lejos predicando largas misiones parroquiales, por lo que escribió a Hippolyte Courtès, superior interino en Aix durante su ausencia. Este joven hombre tenía 32 años de edad y había sido ordenado sacerdote hacía menos de ocho meses – de ahí la carta de dirección de Eugenio en cuanto a decisiones prácticas para llevar la casa de Aix.

No hay duda de que siendo el superior de la casa, tengas el derecho de hacerte dar cuenta de lo que hace el ecónomo, por eso no he dudado en decirte que tú debías tener el ojo en todo; pero tu autoridad no se extiende hasta cambiar las instrucciones que le han sido dadas por tu superior a tí. No debe hacer nada sin prevenirte en cuanto a esas mismas cosas que le han sido prescritas;

La intención de este consejo no se refiere a la autoridad, sino al liderazgo al servicio del espíritu común. Es Eugenio, como responsable del bienestar y unidad del grupo, quien tiene la tarea de guiar. Se trata de tener autoridad en beneficio del servicio.

para aquellas que propondría por su iniciativa debe obedecer, y tu debes siempre, en tus resoluciones, conformarte al espíritu que me guía en mi administración, porque mientras sea superior, soy yo quien debe dar el impulso, y todos deben seguirlo, piensen lo que sea.
Si no hubiera dificultades en el rodaje, no existiría más la unidad en el gobierno y por consiguiente se seguiría el desorden. Es el caso de cualquier gobierno. Añado que en aquellos que están basados sobre las virtudes religiosas, habrá que hacer algo más, es decir que se esfuercen en adquirir la suficiente humildad, para creer saber menos o tener menos gracias que el superior, y por consiguiente, no temer conformar su juicio al de él..

Carta a Hippolyte Courtès, 14 de marzo de 1821, EO VI núm. 64

Hoy en día el papel de quienes se encuentran en posiciones de autoridad en los Oblatos, se resume como

Los superiores son un signo de la presencia del Señor, que está en medio de nosotros para animarnos y guiarnos. Impulsan a sus hermanos a vivir de acuerdo con su vocación de Oblatos, al mismo tiempo que les ofrecen el apoyo que necesitan. A ellos incumbe, en un espíritu de corresponsabilidad, dirigir su comunidad, tomar las decisiones, alentar las iniciativas y poner en marcha los planes de acción en conformidad con el espíritu y las normas de las Constituciones y Reglas.

Constituciones y Reglas, Constitución 81

 

La función del liderazgo es producir más líderes, no más seguidores.”    Ralph Nader

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *