MANTENIENDO LAS COMUNIDADES EN UNIÓN CON EL CARISMA DE LA FUNDACIÓN

A primer vista, estas palabras escritas a Henri Tempier, quien fue el primer superior de la comunidad de Laus, podrían parecer como las de un superior controlador autocrático, que deseaba tener la última palabra en todo.

… No deberíais sufrir y todavía menos autorizar las gestiones tan contrarias al buen orden. ¿Nos hemos transformado en una república o bien en un gobierno representativo? ¿Os toca establecer nuevos usos, y la comunidad de Ntra. Sra. de Laus tiene el derecho de deliberar, de representar aún en colaboración la menor de las cosas? No ciertamente. Por eso, todo cuanto ha sido hecho debe ser mirado como no recibido, abusivo y diametralmente contrario al espíritu de nuestras Constituciones.

Carta a Henri Tempier, 13 de marzo de 1821, EO VI n. 63

De hecho se trata de las palabras de un hombre que se ha convencido de que la fundación de los Misioneros de Provenza provenían de Dios. Fue por la inspiración de Dios que este grupo llegó a existir, y fue bajo la guía de Dios que el espíritu del grupo se había expresado y consagrado en las Reglas de 1818. Juntos, en la reunión del Capítulo General, habían discernido la voluntad de Dios para ellos y habían aceptado las Reglas como expresión de ello. Fue por ello que no podía haber cambios arbitrarios.

Todas las comunidades se vinculaban a las Reglas y no podrían verse como una “república independiente.” Había un solo espíritu para los Misioneros y cada comunidad había de vivir de acuerdo a él. La mayor preocupación de Eugenio era su responsabilidad ante Dios de mantener fielmente lo que había sido confiado a su cuidado.

Era una época crítica para los Misioneros, pues al iniciar una tercer comunidad, era esencial mantener el mismo espíritu familiar en cada una de ellas. No contaban con los medios de comunicación instantánea que tenemos hoy en día, así que la forma de asegurar la unidad era seguir lo expresado por las Reglas.

Actualmente, nuestras Reglas de Vida mantienen la preocupación de Eugenio por la unidad, al hablar al Superior General y su consejo:

Velarán ante todo por asegurar la fidelidad de la Congregación al impulso apostólico que el Fundador le legó bajo la inspiración del Espíritu.

CC&RR, Constitución 131

 

El liderazgo es la transferencia de la visión.”     Hal Reed

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *