RESPONDIENDO AL LLAMADO DE LOS MÁS ABANDONADOS

El darse cuenta de la situación religiosa de los huérfanos de Marsella, fue ver el llamado de Dios al servicio de un grupo que se encontraba en abandono. Uno de los biógrafos de Eugenio nos da el antecedente:

El Orfanato de la Divina Providencia necesitaba capellanes para los huérfanos, cuya educación religiosa, moral y vocacional era proporcionada en Lenche Place, en la residencia que había pertenecido a la familia Requeti de Mirabeau. El 5 de febrero de 1821, en una reunión del Consejo de Directores, el Padre Dugas, quien tenía una gran admiración por el Padre de Mazenod, hizo una petición para que el consejo le llamara, junto con su grupo, debido a los resultados perfectos obtenidos con los jóvenes de Aix.

Leflon Volumen 2, pág. 180

Reacción de Eugenio a la petición:

Mi Tío me ha informado igualmente del proyecto de los Señores de la Providencia. Si lo he comprendido bien, esos Señores desearían saber si podríamos encargarnos de la dirección de los pobres que su caridad ha reunido en el antiguo local del Sr. Allemand.
Esa clase de ministerio entra perfectamente en nuestras atribuciones; yo he estado tan persuadido de ello que hace tres años había hecho algunas gestiones para recoger los pobres de la ciudad de Aix para enseñarles sus deberes religiosos;
ciertas dificultades me obligaron a dejar ese proyecto para otro momento. Y helo ahora ejecutado en Marsella. Si esos Señores creen que podemos secundar la santa obra que han emprendido, estamos a sus órdenes.

Carta a Madame Roux, Enero 3, 1821, EO XIII n. 32

Escribió al Arzobispo de Aix, responsable de la diócesis vacante de Marsella:

el mayor deseo de tener en su ciudad una fundación de los misioneros de la nuestra a los que desearían confiar el cuidado de sus ovejas más abandonadas. Han sentido la ventaja incalculable de una fundación semejante, no sólo para el pueblo innumerable de esa gran ciudad, sino también para todos los barrios que se evangelizarían sucesivamente y que se estaría en condiciones de mantener con facilidad.

Carta al Arzobispo de Aix, Enero 12, 1821, EO XIII n. 33

Hoy en día:

El llamamiento de Jesucristo, que se deja oír en la Iglesia a través de las necesidades de salvación de los hombres, congrega a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada .

CC&RR, Constitución 1

 

“Mientras las mujeres lloren, como lo hacen hoy, lucharé; mientras los niños tengan hambre, como hoy, lucharé; mientras los hombres vayan y salgan de prisión, como ahora, lucharé; mientras haya un tomador y haya una niña pobre perdida en las calles, mientras quede un alma en la obscuridad, sin la luz de Dios, lucharé; lucharé hasta el fin!”     General William Booth, Fundador del Ejército de Salvación

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *