PARA EL OBLATO, TODA LA DEVOCIÓN MARIANA SE CENTRA EN CRISTO

Los peregrinos llegaban de las aldeas a Laus a expresar su devoción por María, y los Misioneros les ayudaban a enfocarse con María, en Jesucristo.

Y dondequiera que los lleve su ministerio, tratan de promover una devoción auténtica a la Virgen Inmaculada, que prefigura la victoria definitiva de Dios sobre el mal.

CC&RR Constitución 10

Eugenio describe una expresión real de ello en su carta a Adolphe Tavernier:

Me detengo en la imposibilidad de seguir; mi mano tiembla hasta el punto de no poder sostener la pluma; no te sorprenda ese fenómeno, conozco el motivo. Los nervios del brazo están cansados de un ejercicio penoso que he tenido que hacer durante dos horas. Todos los fieles que acuden aquí no se irían satisfechos si no besan la reliquia de la verdadera cruz y el relicario es muy pesado. En resumen, no puedo continuar más y prefiero mandarte estos garabatos para que no creas que he descuidado escribirte.

Carta a Adolphe Tavernier, Julio 2, 1820, EO XIII n. 30

Este sencillo gesto de los peregrinos en un santuario Mariano hacia el relicario que rememoraba la Cruz de Jesús, muestra el espíritu de los Misioneros: CON María al Salvador, porque siempre “la cruz de Jesús ocupa el centro de nuestra misión” (CC&RR Constitución 4)

Intensificaremos nuestra intimidad con Cristo en unión con María Inmaculada, fiel servidora del Señor, y bajo la guía del Espíritu. (CC&RR Constitución 36)

 

“María es el camino seguro a nuestro encuentro con Cristo. La devoción a la Madre del Señor, cuando es genuina, es siempre el ímpetu de una vida guiada por el espíritu y los valores del Evangelio. ”        Beato Papa Juan Pablo II

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *