OBRAR SIEMPRE EN PERFECTA DEPENDENCIA DE LA VOLUNTAD DE DIOS, CON PERFECTA LIBERTAD DE ESPÍRITU, EN UNIÓN CON DIOS

Las notas de retiro de Eugenio continúan con muchas resoluciones sobre su vida de oración, devoción a la Eucaristía, oración con el breviario, etc. Dándose cuenta de cuanto pueden sus ocupaciones distraerlo de sus momentos formalmente dedicados a la oración, expresa una actitud de importancia capital:

Como además habitualmente se me interrumpe, y con mucha frecuencia me es imposible, a pesar de la mejor voluntad, hacer ciertos ejercicios en el tiempo prescrito y hasta a veces me veo obligado, con gran pesar, a eximirme de ellos, es indispensable que encuentre un medio para suplirlos y obviar este inconveniente. No hay otro, a lo que creo, que el de obrar siempre en perfecta dependencia de la voluntad de Dios, con perfecta libertad de espíritu, uniéndome a Dios por un movimiento interior de adhesión a lo que le plazca ordenar en ese momento, persuadido de que eso y no otra cosa es lo que él quiere que haga.
Encuentro esto como un resumen maravilloso de oblación y el espíritu en el cual vivirlo. Es tener la actitud de ofrecerse totalmente a Dios, en un espíritu de libertad del ser para estar disponible a lo que hay fuera de mí y estar en unión total con Dios. Nos explica además:
Si actúo con estos sentimientos, la acción que me interrumpe y me contraría será más meritoria que aquella que yo hubiera preferido hacer.
Regla esencial: elevar el corazón a Dios antes, durante y después de la acción, obrar siempre con espíritu de fe

Notas de retiro, julio-agosto 1816, E.O. XV n 139

Esta entrada fue publicada en notas de retiro y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *