LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN HOY EN DÍA: NO ESCATIMAR ESFUERZOS

Lo intentan todo para suscitar o despertar la fe de aquellos a quienes son enviados, haciéndoles descubrir «quién es Cristo».

CC&RR, Constitución 7

El P. M. Courvoisier escribe:

Nil linquendum est inausum ut proferatur imperium Christi…dice el texto del Prefacio de nuestras Constituciones y Reglas de 1826. Como traducción literal, propongo: “No hay que dejar nada sin atreverse, para promover, para llevar más lejos el Reino de Cristo”. Esta fórmula ha sostenido y sigue sosteniendo el impulso misionero de la Congregación; es la frase clave para una reflexión sobre la audacia, una audacia con más frecuencia vivida que formulada…

La vida de Eugenio estuvo compuesta de una serie de acciones audaces, de no escatimar esfuerzos, por su Salvador. Alejándose del deseo dominante de su madre y de la alta sociedad de Aix, su partida al seminario en París llevó a una reacción en cadena de sucesos audaces. No escatimó esfuerzos en defender los derechos de la Iglesia perseguida por Napoleón (ni de ningún otro rey de Francia en los años posteriores). No escatimó esfuerzos en el servicio de los prisioneros y jóvenes en Aix y después en las aldeas de Provenza. Se atrevió a invitar a otros a unírsele y no escatimaron esfuerzos en llevarnos a evangelizar los pueblos rurales del sur de Francia. Se atrevió a introducir la teología moral de San Alfonso, que subraya la misericordia y compasión, ante el Jansenismo prevaleciente en Francia. Se atrevió a enviar misioneros a Canadá y a las islas Británicas e Irlanda en una época en que eran muy pocos y no se daban a vasto con las necesidades en Francia. No escatimó esfuerzos hasta su muerte en el alcance misionero de los Oblatos. Como Obispo de Marsella, no escatimó esfuerzos para evangelizar a su gente y a llevarlos a dar respuesta a las interminables necesidades de los pobres en sus muchos rostros.

El P. Courvoisier identifica la fuerza impetuosa de Eugenio al no escatimar esfuerzos:

“La fuente de la audacia de Eugenio no es, pues, su temperamento, sino las necesidades de salvación de los hombres, a las cuales le llama a responder su fe en Jesucristo salvador, en forma personal primero, y luego con su Congregación, “dispuesto a partir para la luna si fuera preciso”.

“Audacia” en el Diccionario de Valores Oblatos

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Nunca temas confiar un futuro incierto a un Dios conocido.”   Corrie Ten Boom

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *