RECONOCER AL CRISTO CRUCIFICADO EN LAS SITUACIONES DIFÍCILES

“Un pastor de la diócesis de Fréjus solicitó una misión en su parroquia y el Padre de  Mazenod modificó todo su plan apostólico para poder responder al buen pastor. Escribió al Obispo de Fréjus, solicitando los poderes necesarios. No había mucho tiempo; la respuesta demoró en llegar y cuando llegó, fue abrumadora para el Reverendo Padre de Mazenod. El Obispo había rehusado concederlos, en términos muy severos.” Yenveux V. 68

Quince años antes, el joven Padre Eugenio habría explotado y enviado comentarios al Obispo. Ahora encontramos a Eugenio más maduro, con una reacción diferente.

Al recibir su carta me he callado; y Dios me ha dado la gracia de no tardar ni un segundo en poner a los pies de la cruz de Jesucristo todo lo que tenía de amarga esa prueba. Sólo lo comento con usted, ya que temería perder el mérito de esa prueba. Se sabe en Aix, en Gap, en Nimes y en Marsella, que un párroco de su diócesis llamó a nuestros Señores, siendo rechazados por el Obispo..

Carta al Obispo C.A. de Richery de Fréjus, Enero 26, 1828, EO XIII, núm. 63

 

 

“Fuera de la cruz de Jesucristo, no hay esperanza en este mundo. La cruz y resurrección en el centro del Evangelio, es la única esperanza de la humanidad. Doquiera que vayas, pide a Dios la sabiduría para aceptar el Evangelio, aún en las situaciones más difíciles de la vida.”   Ravi  Zacharias

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *