¿QUIÉN ES SAN EUGENIO? EL SACERDOTE QUE QUISO AMAR CON EL AMOR DE JESUCRISTO

Empujado por una fuerza que venía de fuera de él mismo, Eugenio dejó Aix y la siguió:

…la vocación que me llamaba a dedicar-me al servicio y a la felicidad de mi prójimo al que amaba con el amor de Jesucristo por los hombres.

Diario del 31 de marzo 1839, E.O. XX

1808 Seminarista en San Sulpicio, París:

Yo me he consagrado al servicio de la Iglesia porque era perseguida, porque estaba abandonada

Carta a su padre, E.O. XV n. 129

21 de diciembre de 1811, ordenación sacerdotal en Amiens:

Dios mío, ya está decidido en adelante y para toda mi vida, Vos, Vos solo seréis el único objeto al que se dirigirán todos mis afectos y todas mis acciones. Complaceros, actuar por vuestra gloria, será mi ocupación diaria, la ocupación de todos los instantes de mi vida. Dolo quiero vivir para eso, solo quiero amaros y a todo lo demás en vos y por vos. Desprecio las riquezas, pisoteo los honores, sois el todo para mi, ocupáis el lugar de todo, Dios mío, mi amor y mi todo. “Deus meus et omnia“.

Notas de retiro antes de su ordenación sacerdotal, 1-21 de diciembre 1811, E.O. XIV n.95

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *