UN OBLATO SABOREANDO LA OBLACIÓN DE JESUCRISTO EN LA EUCARISTÍA

En el difícil período en Roma tramitando la aprobación de la congregación Oblata, fue la intimidad de Eugenio con Dios lo que le logró la fuerza y bendiciones que necesitaba. Este fue el caso especial de cuando se hizo uno con Jesús en la Comunión en la Misa.

Sobre todo en la comunión, cuando nuestro divino Salvador nos da la mayor prueba de Su amor, tenía todos los sentimientos que el precioso momento de Su divina presencia inspiraban en mi alma y la inmensidad de Su misericordia, cuando le veo no desdeñar a un pecador como yo.

Carta a Henri Tempier, Febrero 16, 1826, EO VII núm. 224

 

“Jesús no dijo, ‘Bienaventurados quienes se ocupan de los pobres.’ Dijo, ‘Bienaventurados nosotros, por estar donde somos pobres.’ Es ahí donde Dios nos ama más y nos lleva a una comunión más profunda con Él.”     Henri Nouwen

This entry was posted in cartas and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *