NUEVE MISAS CONSECUTIVAS DESPUÉS

Eugenio describe la bien conocida historia de los eventos del día de la reunión decisiva de los cardenales:

Ayer no perdí tiempo. Después de celebrar muy temprano la santa misa, fui a casa del cardenal Pedicini para informarle de las observaciones del cardenal Pallotta y de mis respuestas; de ahí fui a ver al Sr. Arzobispo de Ancira y sin detenerme, fui con el cardenal Pacca, para comentarle que estaría en la iglesia de Santa María in Campitelli, frente a su palacio, durante la reunión de la congregación; pedí al salir me avisaran cuando hubieran terminado, lo que olvidaron, así que tuve tiempo de oír nueve misas; pero le aseguro que como llegué con la intención de esperar, no me cansé en absoluto, al contrario, me encontraba muy a gusto en aquel hermoso templo, ocupado, como uno debería estar siempre.
Con todo, salí al comprender que no era posible que la sesión de los cardenales se hubiera prolongado tanto; era la una. Efectivamente, se habían retirado hacía más de una hora. Esperé en la tarde alguna noticia del resultado a través del Señor Secretario. Al no encontrarle, regresé después, y con la bondad que siempre me muestra, me contó que todo había ido de maravilla y que la congregación había aprobado todo, menos las modificaciones que iba a comentarme. Nos pusimos a trabajar de inmediato por más de dos horas. Él escribía de propia mano lo que acordábamos… Iré esta tarde para terminar el trabajo con el Secretario, y parece que la resolución de la congregación será presentada al Santo Padre en la audiencia de mañana por la tarde.

Carta a Henri Tempier, Febrero 16, 1826, EO VII núm. 224

“La lección más importante que he aprendido es a confiar en Dios en todas las circunstancias. Muchas veces atravesamos diferentes pruebas y seguir el plan de Dios parece no tener sentido en absoluto. Dios siempre tiene el control y nunca nos abandonará.”      Allyson Felix (Medallista Olímpico)

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *