DIOS ME ASISTE EN TODO DE MANERA TANGIBLE

¿De dónde provenía la fuerza interior que mantenía a Eugenio al enfrentar todas las dificultades? Al reflexionar sobre los sucesos que le llevaron al lugar en que se encontraba, estaba consciente de la ayuda notoria y constante de Dios – y de ahí su obligación de vivir en estado de recepción de la gracia de Dios.

Debo añadir que desde que salí de Francia, pero sobre todo desde que estoy en Roma, Dios me asiste en todo de manera tan tangible que no podría menos que conservar en mi alma un sentimiento habitual de gratitud que me lleva a alabar, bendecir y dar gracias a Dios, a Nuestro Señor Jesucristo, y en la proporción debida a la Santísima Virgen, a los ángeles y a los santos, a quienes creo deber la protección y consuelo que experimento. Esto no me libera de confesarme dos veces por semana, para encontrar siempre un mayor o menor motivo de humildad ante Dios…

Carta a Henri Tempier, Enero 10, 1826, EO VII núm. 217

 

“Vuelve tus preocupaciones a Dios; el ancla que resiste.”    Frank Moore Colby

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *