NO PUDE CONTENER LAS LÁGRIMAS, TANTA BONDAD DEL PAPA EMOCIONÓ MI CORAZÓN

Mientras todos le aseguraban a Eugenio que no había oportunidad de obtener más que un reconocimiento para los Oblatos de parte del Papa, ¡había sucedido lo increíble! En su Diario escribió:
“Fui muy temprano a casa de monseñor, el Arcipreste Adinolfi. Su relato de lo que ocurrió en su audiencia con el Papa ayer por la tarde, ha aumentado mi gratitud y afecto por este santo pontífice que, al darme nuevas pruebas de su protección para un asunto que se relaciona eminentemente a la religión, muestra cuánto la quiere y qué digno es de ser su jefe”

Diario en Roma, Diciembre 24, 1825, EO XVII

 Mostró su emoción a Henri Tempier y los Oblatos:

“¿¡Lo ha entendido bien, querido amigo, y que todos nuestros queridos Hermanos comprendan lo que vale la palabra de boca del Jefe de la Iglesia de Jesucristo?!…
Después de presentarle los puntos fundamentales de nuestras Reglas y habiendo reflexionado dos días sobre ellas, contradictoriamente a las conclusiones del ponente de este asunto, dijo: “No, me gusta este Instituto, quiero aprobar esas Reglas”. Doctor y juez favorable, quiere además ser padre: “Elija al más benigno entre los Cardenales de la Congregación…”
Pero no pude contener las lágrimas, tanta bondad emocionó mi corazón.”

Carta a Henri Tempier, Diciembre 22, 1825, EO VI núm. 213

 

“La gratitud da sentido a nuestro pasado, trae paz al presente y crea una visión para el mañana.”        Melody Beattie

Esta entrada fue publicada en cartas, diario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *