GUIANDO A LOS OBLATOS ACERCA DE LOS SUPERIORES LOCALES

Al aumentar y desarrollarse los centros de misión, Eugenio tuvo particular cuidado en comunicarse regularmente con los superiores para asegurarse de que todo se hiciera de acuerdo al espíritu de la Congregación y por el bien de su misión general. Escribe al superior de la recién fundada comunidad en Nimes:

He entregado ayer vuestra carta al Mons. el Obispo, querido P. Mye; la ha leído ante mí y se ha mostrado conmovido por los sentimientos que expresa. Ese Prelado muy recomendable y lleno del deseo del bien, sólo pide emplearos conforme parece desearlo vuestro celo.

Las prolongadas misiones parroquiales en provenzal sólo se realizaban en invierno, entre octubre y abril. El resto del año vemos a las comunidades enfocadas en actividades evangelizadoras y de renovación más cortas, como retiros. Este era el caso particular en Nimes.

Expresa su preocupación de que la inexperiencia de Honorat pueda llevar a arriesgar el éxito de los dos retiros que realizaban. El P. Mie era un predicador mayor y más experimentado y sería una mejor elección cuando todos juzgarían a los misioneros recién llegados:

Mientras tanto, veo con algo de pena que nuestro querido Honorat se haya señalado, sea en el retiro de Sainte Baudile, sea en el de los hombres en la catedral. No ha trabajado bastante las instrucciones que tiene para arriesgarse en una gran ciudad, sobre todo al comienzo de nuestro establecimiento. Había que impedir eso. Conocéis la solidez de los principios de ese querido Padre, se le puede decir todo sin miedo; actuando sólo para Dios, se somete con sencillez a todo cuanto le prescribe la obediencia.

Carta a Pierre Mie, Junio 19, 1825, EO VI núm. 183

Al mismo Honorat le escribe:

Decía al P. Mie que no hubiese querido que dieses sermones en el retiro del que se había encargado el H. Guibert. No se debía hacer por varias razones. Pensaba que no te hicieras oir en Nimes antes de haber trabajado mejor tus instrucciones y haberlas corregido conforme a las observaciones que los de la familia habrían podido hacerte. Era también muy importante hacer bien ese retiro a los detenidos.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Junio 1825, EO VI núm. 186

Eugenio aconseja a Mie sobre otro tipo de retiro que estaban considerando:

Hay pues que emprender algo en esa época y poner como excusa, para negarse, que no hemos todavía comenzado ese género de apostolado y que no podemos concurrir y ocuparnos de él mientras no se tome una medida general para toda la Sociedad.

Carta a Pierre Mie, Junio 19, 1825, EO VI núm. 183

El secreto del éxito es un buen liderazgo y el buen liderazgo se refiere a mejorar las vidas de los miembros de tu equipo.” Tony Dungy

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *