¿QUIÉN ES SAN EUGENIO? MINISTRO DEL DIOS QUE DA LA DIGNIDAD HUMANA

1813: el comienzo de la predicación de Eugenio a los más abandonados.

Venid ahora a aprender de nosotros lo que sois a los ojos de la fe.
Pobres de Jesucristo, afligidos, miserables, dolientes, enfermos, cubiertos de llagas, etc., vosotros todos a quienes la miseria abruma, mis hermanos, mis queridos hermanos, mis respetables hermanos, escuchadme.
Sois los hijos de Dios, los hermanos de Jesucristo, los herederos de su Reino eterno, la porción escogida de su heredad…
que vuestros ojos traspasen de una vez los harapos que os cubren; hay dentro de vosotros un alma inmortal hecha a imagen de Dios que está destinada a poseerlo un día, un alma rescatada al precio de la sangre de Cristo, más preciosa a los ojos de Dios que todas las riquezas de la tierra y que todos los reinos del mundo, un alma de la que él es más celoso que del gobierno del universo entero.
Cristianos, conoced vuestra dignidad, os diré con san León, partícipes de la naturaleza divina…

Instrucciones familiares en provenzal, dadas en 1813 en la Magdalena, E.O. XV n. 114

Llamado por mi vocación a ser el servidor y el sacerdote de los pobres, a cuyo servicio desearía poder dedicar mi vida entera, no puedo quedar insensible al ver el interés de los pobres por escuchar mi voz

Instrucción familiar sobre la confesión, dada en provenzal el 4º domingo de cuaresma de 1813, E.O. XV n. 115

Esta entrada fue publicada en SERMONES. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *