OBLACIÓN POR AMOR A LA IGLESIA

Los primeros dos años de la presencia de Eugenio en Marsella como Vicario General fueron intensos, debido a que había mucho por hacer para restablecer la diócesis después de la falta por más de 20 años de un obispo en el lugar.

El estilo de vida de Eugenio tuvo un cambio radical. Su espíritu de oblación significaba dedicarse por completo al servicio de la Iglesia a través de la Diócesis de Marsella y a través de los Misioneros Oblatos

La época del renuevo de los poderes nos sobrecarga de modo increíble; trabajamos ordinariamente hasta medianoche con el P. Tempier; nos ha ocurrido separadamente hasta las dos de la mañana. El presupuesto del Prefecto, los asuntos del obispado y del seminario, los consejos del ayuntamiento que hay que seguir, etc. todas esas cosas a la vez nos abruman.

Carta a Marius Suzanne, Diciembre 16, 1823, EO VI núm. 122

Aquí hace referencia a algunas de las preocupaciones urgentes de poner en marcha la diócesis: asignar clérigos a las parroquias, persuadiendo a las autoridades de la ciudad de otorgarles fondos para los gastos diocesanos y mantener las parroquias. La Revolución había tomado la casa del Obispo y el seminario. La casa había de ser remodelada para poder habitarse de nuevo y encontrar lugar para el seminario, así como encontrar profesores para los seminaristas. También había que establecer relaciones con los diferentes cuerpos cívicos de la ciudad y los pueblos que la rodeaban.

Todos estos asuntos llegaron al mismo tiempo y nos mortificaban,” pero fue el espíritu de oblación lo que hizo posible soportarlas y transformar cada una de estas tareas tan necesarias en una misión, sin importar qué tan mundanas fueran. La Oblación hizo posible tener en mente que trabajar para establecer y reforzar la estructura para promover la evangelización, era de hecho, una misión.

 

“Algunas personas pueden vivir a la altura de sus ideales más elevados, sin sobrepasar nunca el sótano”. Theodore Roosevelt

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *