LA CONGREGACIÓN DE LA JUVENTUD NO TIENE QUE TEMER MÁS LA SUPRESIÓN, NI LA PERSECUCIÓN LOS MIEMBROS Y SU DIRECTOR

Durante la enfermedad de Eugenio, Napoleón había sido obligado a abdicar y el rey Luis XVIII llegó al trono. Este evento significó el final de la persecución de la Iglesia, comenzada durante la Revolución Francesa, y el final de los peligros padecidos de la policía como congregación de jóvenes.

En el intervalo de la última reunión a ésta ha habido muchos eventos. Francia había cambiado de rostro, y al recobrar la santa religión de nuestros mayores todos sus derechos bajo el apacible dominio de nuestro legítimo Soberano, ya la Congregación no tiene que temer reveses, ni los congregantes y su Director persecución.
Sepamos agradecer al Señor este insigne favor con una renovación de celo y de dedicación en el cumplimiento de todos nuestros deberes. El primer beneficio que debemos a esta feliz e inesperada regeneración es el poder hacer nuestros ejercicios religiosos sin contraste y al descubierto y darles más extensión y publicidad.

Diario de la Congregación de la Juventud, el 15 de mayo 1814, E.O. XVI

Esta entrada fue publicada en diario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *