ERA PARA MÍ MÁS SANTO QUE LAS CATACUMBAS

Algunos de los primeros Oblatos fallecidos y algunos familiares de Eugenio habían sido sepultados en el “Enclos”, propiedad de la Sra. Mazenod en Aix en Provence. Ahora se construía una capilla en el cementerio de Aix y Eugenio participaba en la exhumación de los restos sepultados 25 años antes.

“Viaje a Aix. Hice exhumar los cuerpos que aun estaban en el Enclos: del P. Suzanne, del P. Arnoux, del Hermano Morandini y de Natalia de Boisgelin. Me fue muy doloroso, pero realicé este deber con el profundo respeto que me inspiró ver los restos de todos esos santos cuyas reliquias recogía, aunque también con un dolor difícil de expresar que no describiré, pues es demasiado terrible para relatar. No dejamos ni la menor partícula de las santas osamentas que vinimos a recoger”.

Eugenio había conocido a todos ellos y estaba convencido de que cada uno había llevado una vida piadosa y alcanzado la santidad.

“… era para mí más santo que las catacumbas, pues conocí las virtudes de las almas bienaventuradas que habían animado aquellos cuerpos. Los tres misioneros fueron colocados en una caja de nogal con tres compartimentos, y mi sobrina en otra pequeña caja separada. En unos días serán llevados al panteón que hice preparar en el cementerio, con los cuerpos de mi padre, de mi abuela, de Carolina [de Boisgelin] y del P. Marcou. De Aviñón se traerán los restos de nuestro muy querido Luis de Boisgelin, y trasladaremos también los restos de nuestros Padres Pons, Mie, Paris, Capmas y del hermano Dumolard. ¿No es verdad que se podría inscribir sobre la tumba que encierra esas santas reliquias: corpora sanctorum [ed. los cuerpos de santos]?”

Diario de Eugenio de Mazenod, Abril 21, 1845, EO XXI

¿Consideramos a algunos de nuestros seres queridos fallecidos ser santos? ¿Los tenemos presentes en la comunión de los santos?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

RECEPCIÓN DE ESTAS REFLEXIONES POR CORREO ELECTRÓNICO

El blog «Eugenio de mazenod nos habla» comenzó en mayo de 2010 y con él llegó un servicio gratuito ofrecido por Google para suscribirse a una versión de las reflexiones diarias por correo electrónico . Varias personas lo realizaron. Muchos se han puesto en contacto conmigo para saber cómo continuar con este servicio, y de eso viene esta respuesta.

Lamentablemente, Google ha interrumpido este servicio y ya no podemos disponer de un proveedor para enviar correos electrónicos. Hay servicios comerciales disponibles para hacerlo a un alto coste, pero como no hay ingresos asociados al blog, no hay posibilidad de recurrir a ellos.

Cada día el blog aparece en inglés, francés, español y polaco en el sitio correspondiente. También lo publico en Facebook y Twitter, y el sitio OMIWORLD lo lleva cada día. En todos los casos hay que ir directamente al sitio para acceder a él.

A pesar del esfuerzo que implica acceder a «San Eugenio habla», un GRAN AGRADECIMIENTO a los lectores que lo siguen regularmente. Hay mucho trabajo en cada entrada, y espero que algunos encuentren beneficioso conocer mejor a San Eugenio para aprender de él cómo vivir nuestra relación con nuestro Salvador como sus cooperadores en llevar el Evangelio a los que más lo necesitan.

Frank Santucci OMI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL CONSUELO DE CELEBRAR EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN

En la época de Eugenio, solo el obispo podía dar el sacramento de la confirmación, así que el Obispo Eugenio lo hacía de forma regular en las parroquias, normalmente a gran cantidad de niños. Sin embargo, cada lunes celebraba el sacramento en la capilla de su residencia, generalmente a adultos. Esta entrada en su diario nos da una idea de su ministerio y del consuelo que le proporcionaba.

“Es increíble. De nuevo acabo de administrar el sacramento de la confirmación a una veintena de adultos, y así es cada lunes desde que soy obispo. ¡Qué buena idea me fue inspirada! Todos los obispos de las grandes ciudades deberían hacer lo mismo, y experimentarían el mismo consuelo que yo, pues es presumible que el gran número de personas de todas las edades y condiciones que se presentan con gusto en mi capilla particular, jamás se animarían a mezclarse con los niños en las confirmaciones generales. Lo que me sorprende es que haya tantos cada semana. Hoy confirmé, entre otros, a un padre con su hijo de 25 años, a un lisiado sin piernas que tiene unos 35 años, muy bien conocido entre los artesanos; así también a varios otros hombres, y entre las mujeres a señoras del mercado, de quienes desde hace un tiempo he confirmado a docenas de ellas cada vez…”.

Diario de Eugenio de Mazenod, Abril 14, 1845, EO XXI

El flujo regular de señoras del mercado se debía a la influencia y determinación de Babeau de devolver a sus colegas a practicar su fe

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

APROVECHÉ LA OCASIÓN PARA DESTACAR EL VALOR DE ESOS POBRES JÓVENES 

El Padre Fissiaux, un sacerdote en la Diócesis de Marsella, había enfocado su ministerio a los jóvenes de la ciudad. Contando con la bendición y aliento del Obispo Eugenio, fundó la Sociedad de San Pedro en Cadenas para Hermanos, que se dedicaban a trabajar con los delincuentes juveniles (ver http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=3761). Entre sus obras se encontraba la penitenciaría  industrial, donde se evitaba que la corrupción de las prisiones de adultos estuviera entre los jóvenes, capacitándolos en la industria y agricultura, para que al volver a la sociedad contaran con habilidades de utilidad.

El Obispo Eugenio describe una de sus visitas a la penitenciaría:

“Visita al penal. Fui recibido, según la costumbre, al son de las bandas y por toda la comunidad. Celebré la santa misa y di la comunión a unos cincuenta detenidos y a todos los hermanos [directores del centro]. Tras la misa, administré el sacramento de la confirmación a los detenidos que habían comulgado. Aproveché la ocasión para destacar el valor de esos pobres jóvenes, haciéndoles notar que la justicia divina era menos rigurosa que la justicia humana, y que si habían obtenido de Dios una sentencia de absolución, lo debían a la religión que había llegado con ellos a sus prisiones. Luego fui a la enfermería donde confirmé a otros trece jóvenes, entre ellos a dos musulmanes convertidos. En suma, la mañana fue de mucho consuelo y muy atareada”.

Diario de Eugenio de Mazenod, Abril 10, 1845, EO XXI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NO HAY QUE TENTAR A DIOS EXIGIENDO DEMASIADO A LA DEBILIDAD HUMANA

Eugenio acababa de nombrar al P. Jacques Santoni como Maestro de Novicios en Francia y le aconseja acerca del discernimiento sobre la idoneidad de sus novicios.

“No se probará lo suficiente a los individuos para exponerse al desagrado de reconocer demasiado tarde que nos hemos equivocado sobre su mérito. Sin embargo, no hay que tentar a Dios exigiendo demasiado a la debilidad humana; quiero decir que ningún individuo está preparado para ser sometido a pruebas extraordinarias;

Después Eugenio dice que es comprender y vivir los valores del Evangelio como Oblatos lo que se debe probar en las vidas de los novicios.

“pero todos tienen que pasar por las que tienden a formarlos en las virtudes que están obligados a practicar: la obediencia, la pobreza, la renuncia a sí mismo, la indiferencia que se exige hacia todo aquello en relación a las ocupaciones, los lugares, las personas, etc.”..

Carta al Padre Jacques Santoni, Marzo 18, 1845, EO X núm. 867

En nuestro idealismo de la vida cotidiana, nos recuerdan no llevar a los miembros de nuestra familia, compañeros de trabajo, feligreses, etc., más allá de sus límites.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SEAMOS DIGNOS DE NUESTRA GRAN VOCACIÓN Y SIGAMOS EN NOMBRE DEL SEÑOR, QUIEN SE ENCARGA DE RECOMPENSARNOS

El Padre Bermond era necesario en Canadá, a pesar de su reacción, y Eugenio le informa de su partida inminente.

“No comparto, mi querido P. Bermond, los temores que me ha expuesto. No tema pues mi querido amigo y deje eso para responder al llamado de nuestros Padres de Canadá. Su salida está fijada para el 9 o 10 de julio. Venga a Marsella cuanto antes y tendremos tiempo para conversar. Le ruego, dejar de lado todo pensamiento y más que nada rechazar todo recuerdo de lo que le haya causado alguna pena. En nombre de Dios, suavice su corazón y descanse en paz sobre la estimación y afecto que no le han faltado jamás en el mío, aunque haya creído lo contrario. Seamos dignos de nuestra gran vocación y sigamos en Nombre del Señor, quien se encarga de recompensarnos… En su viaje tendrá como compañeros al P. Molloy y otro Oblato, y sus ángeles guardianes bendiciendo sus pasos de “Evangelizantium bona”..”..

Carta al P. Bermond, Junio 14, 1845, EO I núm. 55

Al escribir al Padre Guigues, el Superior Oblato en Canadá, Eugenio presenta un panorama positivo.

“El P. Bermond tiene excelentes cualidades. El P. Vincens estaba muy satisfecho con él en l’Osier y me ha dado de él la mejor opinión. Muéstrele confianza y amistad y estoy seguro que estará satisfecho con él…”.

Carta al P. Eugenio Guigues, Julio 6,1845, EO I núm. 57

De hecho, el Padre Bermond realizó un buen trabajo en los 14 años que permaneció en Canadá. Sin embargo, ocasionó algunas dificultades en su relación con algunos Oblatos, pero lo veremos más adelante.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NO PODRÉ RESPONDER A ESA INDIGNA CARTA SINO CON REPROCHES Y PREFIERO GUARDAR SILENCIO

¡La respuesta del Padre Bermond respecto a ser enviado a Canadá sorprendió a Eugenio!

“Me proponía enviar a América al P. Bermond y le envié sobre el particular una carta llena de bondad que sólo mereció una respuesta insolente por completo. Paso la impertinencia de la carta, pero lo más deplorable es la estúpida ignorancia de los deberes sagrados. Menciona que los votos no le obligan a obedecerme y parte de ahí para su lamentable razonamiento en el que solo ve a través de la sinrazón de su amor propio herido. No podré responder a esa indigna carta sino con reproches y prefiero guardar silencio”. 

Carta al Padre Ambroise Vincens en N.-D. de L’Osier, Mayo 11, 1845. EO X núm. 872

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SUCEDEN TANTAS COSAS QUE ES PARA CONMOVER A UN VERDADERO MISIONERO

El Padre Francis Xavier Bermond había solicitado a Eugenio ser uno de los miembros del primer grupo fundador de Oblatos en ir a Canadá. Tenía una personalidad difícil, por lo que Eugenio no consideró conveniente enviarlo en ese momento a una misión delicada. Ahora, cuatro años después, Eugenio y su consejo juzgaban que era el momento para que el P. Bermond fuera a Canadá.

“No he olvidado mi querido P. Bermond, su contrariedad al no ser elegido para ir a nuestras colonias lejanas y eso puede realizarse hoy. El P. Guigues me pide a gritos un reemplazo en Longueuil para el P. Pedro Aubert y me dirijo a usted, cuyo deseo conozco y le elijo con agrado para cumplir una tarea que confío hará bien. Nada se compara a las bendiciones que Dios da a nuestra Congregación en Canadá, adonde nos solicitan enviar a los nuestros y será recibido con los brazos abiertos.

La salida será a mediados de julio y su destino es Longueuil, donde encontrará al P. Guigues y al P. Allard, que están fijos; el P. Baudrand y sus compañeros llegan al terminar las misiones. El P. Durocher y el P. Brunet han dado magníficas misiones a los leñadores que los han recibido como a unos dioses y han hecho volver a todo el mundo a la práctica de la virtud. En cuanto a los PP. Laverlochere, Fisette, etc. evangelizan a los pueblos indígenas. Suceden tantas cosas que es para conmover a un verdadero misionero”.

Carta al Padre Francis Xavier Bermond, Abril 20, 1845, EO I núm. 53

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

RECIBÍ NOTICIAS MUY SATISFACTORIAS DE LA MISIÓN DE PENZANCE, EN INGLATERRA

Vemos otro ejemplo de la alegría del Fundador ante el celo misionero y logros de su familia Oblata.

“Recibí noticias muy satisfactorias sobre la misión de Penzance, en Inglaterra, que se extiende a todas las regiones colindantes que reciben al misionero con verdadero agrado; las conversiones se multiplican, me escribe el P. Daly, añadiendo que si pudiera construir capillas, vaciaría los templos, como en Penzance. En esta última ciudad la escuela se colma y los protestantes no tienen objeción en enviar allí a sus hijos, que se preparan para ser católicos. En la próxima primavera tendré que enviar un nuevo misionero en ayuda de los que se encuentran agotados por el exceso de trabajo…”.

Carta al Presidente del Consejo de la Sociedad Misionera de Propagación de la Fe en Lyon, Febrero 6,  1845, EO V núm. 91

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

REGOCIJARSE PENSANDO EN QUE TAL VEZ NO HAYA CONGREGACIÓN EN LA IGLESIA, QUE DEBIDO A SU NÚMERO DE INDIVIDUOS, HAGA TANTO BIEN COMO LA NUESTRA

Es notorio el entusiasmo del celo misionero de Eugenio al describir una carta del Padre Ambrose Vincens, quien era el maestro de novicios y superior local en ND de L’Osier:

“Carta del P. Vincens, muy satisfactoria por los detalles que me ofrece acerca de varias de sus misiones y obras en el invierno. De verdad es admirable todo el trabajo realizado por el ministerio de nuestra congregación. Al juntar todos los reportes que recibo de Córcega, de América y de los diferentes lugares de Francia e Inglaterra, se ve que hay que alabar a Dios por su misericordia y regocijarse pensando en que tal vez no haya congregación en la Iglesia, que debido a su número de individuos, haga tanto bien como la nuestra”.

Diario de Eugenio de Mazenod, Abril 2, 1845, EO XXI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario