PAUSA

Tendremos una pausa hasta el 7 de junio.

Les recuerdo que todas las 2383 meditaciones sobre los escritos de San Eugenio están siempre en el sito  http://www.eugenedemazenod.net/esp/ – y que pueden investigar una palabra o un tema utilizando el “buscar” de la página de inicio.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA DICHA DE SER PARTE DE ESTA IGLESIA CATÓLICA, QUE TIENE A DIOS COMO PADRE Y A TODOS LOS BAUTIZADOS, COMO HERMANOS Y HERMANAS 

 Como hemos visto, estando en comunión con el sufrimiento de los católicos españoles, Eugenio dirige una carta pastoral a su diócesis. 

“Sí, mis amados hermanos, no pueden solo mirar y no interesarse en la triste situación. Una parte de lo que solía ser uno de los lugares de mayor florecimiento de la cristiandad sufre una violenta ruptura de su antiguo cimiento espiritual, para ser separada de la Iglesia de Dios. ¿Cómo podemos no ver con horror este cisma, que podría resultar en un poder temporal que se diera el derecho de ser como un muro que separe a los obispos y el Vicario de Cristo de los fieles y de su Padre común?… No hay ley que contravenga la ley de Dios, ni ningún poder que pueda sustituir la constitución divina de la Iglesia.”

Obispo Eugenio de Mazenod, Carta Pastoral a la Diócesis de Marsella, 1842 (Rey)

Con ese propósito organizó servicios de oración en Marsella. 

“Primera estación para el jubileo [en favor de la iglesia de España] en la catedral. La iglesia fue insuficiente: dos horas antes de la hora indicada, las tres naves y todas las capillas estaban abarrotadas. Llegaron en masa para este santo ejercicio y fue necesario cerrar las puertas. Qué magnífico fue ver esta bella reunión, compuesta por el primer pastor, rodeado de todo su clero y de una multitud de fieles, para invocar del Señor en forma solemne su favor a una parte de la gran familia cristiana, amenazada en su fe. Junto con miles de voces entoné el Veni Creator, inspirados todos por un vivo sentimiento de caridad fraterna, de confianza filial, y por una cierta alegría interior difícil de expresar, debida a la gran comunión de los santos que se podía percibir, en la dicha de ser parte de esta Iglesia católica que tiene a Dios como padre y a todos los bautizados, como hermanos y hermanas.”

Diario de Eugenio de Mazenod, Abril 19, 1842, EO XXI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LLEGAN A NOSOTROS BUSCANDO ASILO Y AYUDA A SU SUFRIMIENTO

Al escribir a los sacerdotes de su diócesis en 1840, acerca de la guerra civil en España, el Obispo  de Mazenod los concientizó del sufrimiento y persecución de sus colegas sacerdotes en el exilio: 

“Puesto que varios años de desorden en España hacen llegar a nuestra ciudad a un gran número de sacerdotes de aquel país, forzados a  huir de la persecución anticatólica vinculada a su fidelidad a los principios verdaderos de la Iglesia, llegan a nosotros buscando asilo y ayuda a su sufrimiento”. 

Para poder prestarles ayuda era  necesario apelar a la gente de Marsella. 

“Ni ustedes ni yo hemos descuidado hasta ahora el mostrarles la solicitud que satisface eficazmente las normas de hospitalidad que manda la caridad. Sin embargo, el número creciente en nuestra ciudad hace que nuestros recursos se vean limitados para satisfacer sus necesidades en forma adecuada. Ha llegado el momento de apelar a la caridad de los fieles, en el nombre de la fe que es perseguida en estos venerables exiliados.”

(Cita tomada de los Estudios y Textos Oblatos Selectos,  pág. 312)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EXPRESARÉ MI HORROR POR EL CISMA AL QUE SE QUIERE ARRASTRAR A LA IGLESIA DE ESPAÑA

El corazón del Obispo de Mazenod, “tan grande como el mundo”, no se limitaba al celo de los Oblatos enviados fuera de Francia, sino que abarcaba un sentido de comunión con la Iglesia universal, en especial en áreas donde había sufrimiento.  Como Obispo de Marsella, hacía a la gente de su diócesis tomar conciencia de ello y los involucraba en reunir ayuda material.  Nos encontramos con un ejemplo de ello para la Iglesia de España.

Leemos en el Diario de Eugenio: 

“Carta del arzobispo de París. Me advierte que el ministro se ha molestado por la publicación del jubileo a través de su carta pastoral.”

Lamirande nos da el contexto:

“Los juicios que la Iglesia de España encontró en 1840 atrajeron naturalmente la atención del Obispo de Mazenod. Dichas dificultades se originaron en el conflicto político que se oponía a la regente María Cristina y el aspirante al trono, Don Carlos. Aunque Roma mantuvo relaciones diplomáticas con Madrid, se rehusó a reconocer a la Regente, lo que llevó a una difícil relación al tratarse de los nombramientos de obispos, etc. Quienes apoyaban a Cristina tomaron fuertes represalias contra los  Carlistas: arrestos de obispos, sacerdotes y monjes, cancelando los salarios eclesiales, nombrando administradores para las diócesis vacantes, en contra de la ley canónica, etc. Gregorio XVI denunció tales maquinaciones en una alocución consistorial el 1° de febrero de 1840.  El gobierno español protestó, y el Santo Padre respondió con una encíclica en marzo de 1842, prescribiendo la celebración de un jubileo a favor de la Iglesia en España.” (Estudios y Textos Oblatos Selectos,  pág. 313)

El gobierno francés apoyó el cisma de Cristina y se mostró ofendido con los obispos franceses que promovieron el Jubileo.  La reacción de Eugenio fue de no temer y escribir una circular a su diócesis: 

“Nada de esto me hará dudar de mostrarme unido en pensamiento y voluntad al jefe de la Iglesia. Expresaré mi horror por el cisma al que se quiere arrastrar a la Iglesia de España.”

Diario de Eugenio de Mazenod, Marzo 26, 1842, EO XXI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL PRIMER OBLATO CANADIENSE

Al escribir al Obispo de Montreal acerca de los misioneros Oblatos, Eugenio le comenta:

“Espero con impaciencia algunos detalles sobre la primera misión que nuestros Padres han predicado en la parroquia donde los ha asignado… Me he enterado por el P. Honorat que las bendiciones de Dios recibidas en el retiro, espera se extiendan a quien espera ser incorporado a la Congregación.”

Aquí se refiere al Padre Dámaso Dandurand, sacerdote diocesano canadiense quien había quedado tan impresionado por el celo misionero de los Oblatos recién llegados, que había solicitado unírseles.

“Deseo sea mil veces bendito ese primer retoño de un árbol trasplantado a tan buena tierra por usted y ruego al Padre, desde el fondo de mi corazón, que el ejemplo de ese primer nacido, sea pronto imitado por otros en gran número.”

Carta al Obispo Bourget de Montreal, Abril 13, 1842 EO I núm. 11

“Al llegar a Montreal el 2 de diciembre de 1841 los primeros Oblatos de Francia que el Obispo Bourget había logrado autorizara el Obispo de Mazenod, el Padre Dandurand vivía en la casa del obispo. Poco tiempo después decidió unírseles, iniciando su noviciado el 24 de diciembre, probablemente en Saint Hilaire. Tomó sus votos en Longueuil la Navidad del año siguiente. El Obispo de Mazenod se alegró de haber encontrado en él “los primeros frutos del buen país de Canadá.” A partir de 1842 participó en numerosas misiones y retiros en la diócesis de Montreal, en la que su ministerio era apreciado, en especial por los católicos angloparlantes.”

E. Lamirande. Ver: https://www.omiworld.org/es/?s=dandurand 

Así comenzó un largo y fructífero ministerio que terminó a su muerte, a los 102 años de edad!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA DEDICACIÓN MISIONERA HACE A UN LADO LAS PREFERENCIAS PERSONALES

San Eugenio escribió al Obispo de Montreal para agradecerle su cálida y paternal bienvenida a a los Oblatos recién llegados.

“Sus cartas me confirman cómo aprecian los sentimientos que se se digna concederles y que en respuesta, son los más abnegados y afectuosos de sus sacerdotes.”

La bienvenida recibida por los Oblatos les ayudó a una instalación tranquila. Eugenio estaba preocupado en especial por el P. Honorat, superior del grupo, quien había aceptado esa misión por obediencia a Eugenio y no por elección propia.

“Parece que la protección y la bondad que les prodiga les compensa de todo, pues el P. Honorat no encuentra nada penoso ni difícil, ni siquiera el clima tan diferente al nuestro; se diría que no fue ningún sacrificio dejar su patria, y sin embargo, el buen P. Honorat no sentía la misma atracción que los demás por las misiones lejanas y aunque no pusiera ningún obstáculo, creo lo aceptó por obediencia de un modo admirable, porque comprendió que tal era el deseo de su superior.

En efecto, es un hombre eminentemente virtuoso. Desearía poder agregar dos más al pequeño grupo; no desea nada más para la gloria de Dios y un mayor bien para las almas.”

Carta al Obispo Bourget de Montreal, Abril 13, 1842 EO I núm. 11

El Padre Honorat mostró su fortaleza de carácter y celo misionero al sacrificar sus preferencias personales por la gloria de Dios y la salvación de las almas. Un buen ejemplo para nosotros en este tiempo, en que estamos rodeados del “yo primero” y por el relativismo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SI TE APARTAS DE ESTA REGLA DE PRUDENCIA, PRONTO TE  CONVERTIRÁS EN SAL SIN SABOR

Continuando la entrada anterior, vemos cómo Eugenio recomienda al P. Louis Dassy no dejarse llevar por su interés por la arqueología.  El punto que señala nos es importante a todos en nuestra sociedad multitareas: ¿alguna de nuestras actividades nos aleja de enfocarnos a dar lo mejor de nuestro tiempo y energía? 

“Ya veía que era mucho ser corresponsal, etc., y ahora me hablas de una comisión de la que serás miembro. Se trata de aplicar las observaciones que acabo de hacerte. Después de todo, no me opongo a que aceptes formar parte de ella por los motivos que he mencionado, pero te recomiendo muy expresamente no hacerte el más importante de esa comisión ni preocuparte más que los otros para hacerla funcionar bien. Me preocupa, que según las ocupaciones que debes cumplir y de las que no puedo dispensarte, te eclipses. Si te apartas de esta regla de prudencia, pronto te convertirás en sal sin sabor, quod si sal evanuerit; ahora te toca meditar seriamente sobre ello, para evitar las consecuencias que todos debemos temer. Por lo tanto, aun manteniéndote en los límites que te he indicado, si te das cuenta que tu piedad y tu celo se ven afectados, si sientes algún disgusto por el ministerio propio y distintivo de tu vocación, deja todos los libros de ciencia, y sumérgete más que nunca en el único estudio necesario en el que se está seguro de no encontrar ni desengaño ni decepción.

Adiós, mi querido hijo, te he hablado como padre, como superior, como obispo. Sólo me queda abrazarte y bendecirte.

Carta al Padre Louis Dassy, Marzo 29, 1842, EO IX núm. 759

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SI TE SIENTES CAPAZ DE COMBINAR LAS OCUPACIONES DE TU NUEVO EMPLEO CON LAS DE TU VOCACIÓN

 En la entrada anterior vemos cómo el entusiasta y talentoso P. Louis Dassy había sido involucrado en asuntos arqueológicos, y para él era un honor que el mundo académico valorara su competencia.  

“No creas, mi querido hijo, que tal honor me alegra, ni que creo que de él pueda resultar la menor gloria para la Congregación. Incluso te digo que si conociera menos tu actividad y facilidad para el trabajo, vería esto muy enfadoso, pues te apartarías de tu ministerio principal, esencialmente propio de tu vocación, descuidando tus deberes. Concluyo, pues, que si te sientes capaz de combinar las ocupaciones de tu nuevo empleo con las de tu vocación, si las investigaciones que tendrás que hacer te sirven más como distracción que como trabajo incompatible con las misiones, los retiros y los estudios que ese ministerio necesita, en ese caso te autorizo a responder a la confianza que te han manifestado.
 
Pero, nota bien que estás obligado ante todo a santificarte, avanzando en la perfección. Te dedicarás con ahínco a los estudios arqueológicos que necesitarán cursos, reuniones y mucho tiempo. Analiza todo eso con el peso del santuario y medita quid prodest, etc. [Ed: Mateo 16:26 «¿Pues de qué le sirve a uno ganar todo el mundo, si pierde su vida?»]

Carta al Padre Louis Dassy, Marzo 29, 1842, EO IX núm. 759

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NO VEO NADA DE GLORIA PARA LA  CONGREGACIÓN 

El joven Padre Louis Toussaint Dassy era muy talentoso y lleno de celo. El 19 de marzo le escribió a Eugenio para desearle un feliz santo y comentarle que el Comité de las Artes de París lo había nombrado corresponsal de su departamento de obras históricas y que el Obispo de Grenoble iba a sugerir que formara parte de una comisión “para llevar una estadística de los monumentos, de los edificios de mayor belleza en la diócesis y de todos los asuntos arqueológicos que pudieran ser de interés a la religión: la historia de la Iglesia, la literatura cristiana y las Artes.”

Eugenio comenta en su diario: 

“Expresa sus mejores deseos para mi y la congregación. Después va a sus temas favoritos: la ciencia, la arqueología, etc.; el ministro de la instrucción pública le ha animado a una magnífica obra: los elementos de la paleografía. Fue nombrado interlocutor para los trabajos históricos y ve en ello resultados muy satisfactorios para gloria de nuestra congregación, “nunca me verá trabajar por ningún otro motivo. Para la congregación, mi espíritu, mi corazón, mi tiempo y mi vida.

¿Qué responder a un hombre que expresa sentimientos tan bellos? Ciertamente, estoy lejos de pensar como él. No veo nada de gloria para la congregación en todo eso, pero el padre Dassy tiene necesidad de una ocupación y esa vale tanto como cualquier otra.”

Diario de Eugenio de Mazenod, Marzo 28,1842, EO XXI

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LLEGARÁ UN TIEMPO EN QUE LA IMAGINACIÓN SE ENFRIARÁ Y ESTARÁ CONTENTO DE ENCONTRAR EN SUS CUADERNOS LA INSPIRACIÓN DE SUS AÑOS DE JUVENTUD

Los Oblatos eran principalmente predicadores del Evangelio, una realidad que requería de textos bien preparados. Al escribir a la primera comunidad Oblata en Canadá, Eugenio enfatiza la importancia de una buena preparación.

“Les ordeno exigir que el más joven de ustedes se dedique a preparar cierto número de sermones.”

El Padre Telmon era un predicador talentoso y creativo y sería buen mentor de los más jóvenes.

“El P. Telmon tendrá el gusto de dirigir y corregir esas composiciones, que es un deber tanto de caridad como de obediencia. No hará mal él mismo en aumentar su colección, pensando en que  llegará un tiempo en que la imaginación se enfriará y estará contento de encontrar en sus cuadernos la inspiración de sus años de juventud. Siempre he debido suplicarle que haga ese trabajo.”

La advertencia realista de Eugenio aplica a todo el grupo.

“Así se hace en todas las sociedades cuyos miembros honran a su corporación. Recomiendo lo mismo al P. Baudrand. No descansaré hasta ver a todos nuestros misioneros que anuncien la palabra de Dios con un conjunto completo de sermones e instrucciones para retiros y  misiones. Cuiden este punto esencial para el éxito de su ministerio.”

Como habían hecho en Provence, su predicación dependía de conocer el idioma de la gente. En Canadá, era importante que los Oblatos franceses aprendieran inglés.

“… si encuentra demasiadas dificultades como el mayor en edad, será más fácil para los más jóvenes, como el P. Baudrand y el P. Lagier; en cuanto al P. Telmon, ya tenía algún conocimiento de esa lengua y le será un juego, con su facilidad. No pasen por alto ese particular, tan importante en su posición.”

Carta al P. Jean Baptiste Honorat, Marzo 26, 1842, EO I núm. 10

Cada miembro de la Familia Mazenodiana tiene un talento particular recibido de Dios que enriquece a la comunidad. ¿Cuál es el espíritu con el que desarrollamos nuestra aptitud y la compartimos para el bien de todos?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario