EN NOMBRE DE DIOS, HAGAN LO QUE LES PIDO; PUEDEN HACERLO, TIENEN LA VOLUNTAD, MANOS A LA OBRA

Eugenio había recibido el carisma del Espíritu Santo. Como Fundador y Superior General, era su responsabilidad asegurarse que los Oblatos vivieran y realizaran la misión de acuerdo a su espíritu. Insistía particularmente cuando las comunidades se conformaban de Oblatos muy jóvenes:

Manténganme al corriente de todo y envíenme sus consultas con frecuencia. El P. Dassy facilitará el trabajo del Superior, a través de su obediencia y celo por la regularidad. Trabajarán juntos para establecer la base de un establecimiento que no podrá prosperar ni honrar a nuestra Congregación, si no es sólida.

Requieren saber las necesidades del más nuevo de la comunidad:

Piensen por otra parte, que el P. Vincens a quien les envío, sólo lleva un año entre nosotros; la laxitud o lo escandalizaría o llevaría por un camino contrario al que se le ha indicado como único para lograr los fines de la Sociedad.

Finaliza con algunas palabras de aliento:

Así mis queridos hijos, les pido en nombre de Dios hagan lo que les pido; pueden hacerlo, tienen la voluntad, manos a la obra. A pesar de nuestra pobreza, les enviaré un sacerdote más en cuanto lo tengamos…

Carta a los Padres Guigues y Dassy, Agosto 18, 1834, EO VIII núm. 484

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *