HACE 200 AÑOS:  LA CALIDAD DE SU VIDA Y MINISTERIO

No era una cuestión de reconstruir los monasterios, sino de formar un grupo apostólico activo de misioneros que llevarían en la calidad de su vida y ministerio algo del espíritu de estas antiguas Órdenes monásticas. Ciertamente, la presencia en la vida de Eugenio del hermano trapense Maur, desde 1812 hasta 1815, habría jugado un papel importante en que la conciencia de la vida monástica de Eugenio se agudizara.

Art. 2. Por eso tratarán de hacer que revivan en sus personas la piedad y el fervor de las órdenes religiosas destruidas en Francia por la Revolución; se esforzarán por sustituirlas en sus virtudes como en su ministerio y en las más santas prácticas de su vida regular, tales como el ejercicio de los consejos evangélicos, el amor del retiro, el menosprecio de los honores del mundo, el alejamiento de la disipación, el horror de las riquezas, la práctica de la mortificación, el rezo del oficio divino públicamente y en común, la asistencia a los moribundos, etc.

1818 Règle, Première partie, Chapitre premier. De la fin de l’Institut. § 2.
Missions, 78 (1951) p.13-14

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *