EN JESUCRISTO, NUESTRO CENTRO COMÚN, EN EL QUE TODOS NUESTROS CORAZONES SE FUNDEN

La práctica de la “oraison” era importante para Eugenio, como vemos en este hermoso texto:

Sintámonos con frecuencia reunidos en Jesucristo, nuestro centro común, en el que todos nuestros corazones se funden y todo nuestro afecto se perfecciona.

Aunque distante físicamente de sus hermanos Oblatos, Eugenio siempre practicó la  “oraison” – estar unido con ellos en la presencia Eucarística de Jesucristo. Todos los días, al rezar en su capilla, se unía a sus hermanos, donde fuera que se encontraran.

Muy queridos, este es mi ramo en este hermoso día de fiesta.

Carta a Jean Baptiste Mille y a los Padres y Hermanos en Billens, Noviembre 1° 1831, EO VIII n 406

¡Qué hermosa tradición nos dejó Eugenio! Podemos estar presentes con nuestros seres queridos en la presencia de Jesús, quien nos unifica, a pesar de la distancia geográfica. Este es el verdadero significado de la “oraison” de Eugenio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *