ALENTAR A TODOS EN SU LUCHA POR VIVIR A LA ALTURA DE SUS IDEALES

En el caso de las dudas acerca de la aptitud de Riccardi para la vida Oblata, Eugenio le había dado el beneficio de la duda. Pero como superior de los Oblatos, Eugenio había tomado un riesgo – convencido de que los beneficios de la comunidad habrían de compensar los defectos del joven.

Tal vez, si hubiera actuado en mi doble papel, habría valorado el riesgo que su defecto de carácter sería para la Sociedad; pero, convencido del bien que sería para usted ingresar a la Sociedad, en cuyo seno y con cuya ayuda podría aprovechar los talentos que Dios le ha dado, mientras que de otro modo éstos serían casi inútiles, y persuadido también de que usted encontraría allí un remedio poderoso contra sus problemas e incertidumbres, no mencionaré las faltas voluntarias, contínuas y multiplicadas que tuvo la osadía de cometer. Yo no dudaba, pues creía que usted tenía conciencia,  sentimientos y un corazón.

Para convencerle, Eugenio repite los ideales que la comunidad lucha por tener:

Yo no dudaba que usted quedaría encantado desde los primeros días de todo lo que ofrece el interior de una familia consagrada a Dios y a la Iglesia, que transita rápidamente los caminos de la perfección, en la que una parte de los miembros se preparan en la práctica de excelentes virtudes, para ser dignos ministros de la misericordia de Dios para la gente, mientras los demás, con  trabajo asiduo y celo que habrían admirado a los mayores santos, renuevan las maravillas logradas por la predicación de los primeros discípulos del Evangelio.

Carta a Nicolas Riccardi, Febrero 17, 1826, EO VII núm. 225

 

“Nuestra tarea es alentar a todos en su lucha por vivir a la altura de su ideal y luchar al mismo tiempo, por hacer que el ideal se acerque lo más posible a la Verdad.”   Swami Vivekananda

Esta entrada ha sido publicada en cartas y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *