Archive for febrero, 2019

¿CONTINUAMOS O PARAMOS?

¿CONTINUAMOS O PARAMOS?

Gracias a las seis personas que respondieron positivamente a mi pregunta. Me alegra saber que hay seis personas que lo tengan útil – y esto me anima para seguir en WordPress y FaceBook

Pero, aquí son los lugares Oblatos de habla española que este servicio intenta servir:

Baja California, Bolivia, Brazil, Colombia, Cruz del Sur, Cuba, España, Estados Unidos, Guatemala, Mexico, Peru, Puerto Rico y Venezuela.

¿Es posible que nadie de estos lugares encuentre útil el servicio? La falta de respuestas es lo que me hizo formular la pregunta «¿vale la pena continuar?»

Comments (4)

¿CONTINUAMOS O PARAMOS?

Personalmente escribo y publico las reflexiones con plena confianza en que serán de utilidad para algunos.  No tengo respuestas o retroalimentación.  

Sin embargo, necesito saber  si debiera continuar invirtiendo el tiempo y esfuerzo y gastos que implica tener disponible una versión en español.

Comments (4)

LA INTENCIÓN DE ESTA REFLEXIÓN DIARIA DE “SAN EUGENIO NOS HABLA”

Estas reflexiones se han publicado en cuatro idiomas por casi nueve años: desde mayo de 2010. ¿Cuál es su propósito?

Principalmente es poner a disposición de un mayor número de lectores la vida y los escritos de San Eugenio, compartiendo con ustedes mis respuestas a las palabras y sucesos en su vida.

Un segundo objetivo está disponible directamente en el portal (aunque no en otros medios electrónicos que utilizo), en el que el buscador del sitio http://www.eugenedemazenod.net/esp/  les permite acceder mediante una palabra o concepto a los textos Mazenodiano.  Mi deseo es que sea una buena herramienta de investigación para quienes deseen conocer más profundamente a nuestro fundador, su espiritualidad y misión.  En ocasiones, las reflexiones pueden parecer muy históricas o enfocadas a los temas OMI o solo llanas y tediosas, lo cual no es posible evitar, pues mi intención es abarcar un mayor contexto y comprensión de San Eugenio y sus escritos.

Así pues, mi fin principal no es aportar un “pensamiento espiritual” para el día, aunque espero que dichas reflexiones puedan además lograr este aspecto, sino poner al lector en contacto directo con San Eugenio y todo lo que su vida, creencias y misión pueden ser para nosotros en la actualidad.

Personalmente escribo y publico las reflexiones con plena confianza en que serán de utilidad para algunos.  Además de dos fieles lectores diarios (solo en el portal), uno en francés y otro en inglés y algunos “likes” en Facebook, no tengo en absoluto ninguna respuesta o retroalimentación.  Sonrío con satisfacción cuando la gente me dice que los comentarios de Denyse y Eleanor son más agradables y prácticos que mis reflexiones, pues significa que estas dos fieles escritoras están comunicando los pensamientos de San Eugenio de forma más tangible y de la “vida real”.   ¡Formamos un buen equipo y esto me da alegría!

Sin embargo, me daría mucho gusto recibir alguna reacción y comentarios, en especial en español (pues no hay ninguno), lo que me hace considerar si debiera continuar invirtiendo el tiempo y esfuerzo que implica tener disponible una versión en este idioma.

Comments (1)

HACE 200 AÑOS: LOS PRESOS – ABANDONADOS POR LA SOCIEDAD Y POR LA IGLESIA.

El tema común que recorre todas las descripciones del ministerio de los Misioneros era esta regal infallible:

No se perderá de vista nunca que un fin principal del Instituto es acudir en ayuda de las almas más abandonadas.

Cuando Eugenio desarrolla el ministerio de los Misioneros en la Regla de 1818, aplica este principio en la cuarta categoría: la evangelización de los presos:

Con este título, los pobres prisioneros tienen los derechos bien adquiridos a la caridad de la Sociedad.

La respuesta de los Misioneros fue:

Se tratará, pues, de proveer a sus necesidades, en cuanto lo permitan las circunstancias, visitándolos frecuentemente e instruyéndolos en sus deberes religiosos por lo menos el domingo, cuando se pueda entrar en esos lugares de detención.

Dentro de esta categoría de abandonados, el Misionero prestará una atención especial a los “más abandonados” de este grupo, aquellos que están condenados a muerte – abandonados y rechazados por la sociedad y, lamentablemente, debido al jansenismo, también por la Iglesia. El Misionero iba a seguir el ejemplo de Jesús y acercarse a ellos:

En fin, se agotarán todos los recursos que la caridad cristiana puede inspirar, para ayudar a los condenados a prepararse bien para la muerte.
Se los acompañará hasta el cadalso de donde los misioneros no bajarán hasta que hayan recibido el último suspiro de los pacientes, a los que han estado encargados de defender en este momento extremo contra todos los embates del demonio, las angustias de la muerte y el peligro de deseperación

Règle de 1818, Chapitre 3, §4. Prisons.

[En la página web puedes encontrar más información sobre esto, en las entradas que van del 3 al 7 de octubre de 2010].

Deja un comentario

IL Y A 200 ANS : LES PRISONNIERS – ABANDONNÉS PAR LA SOCIÉTÉ ET L’ÉGLISE

Le thème commun qui traverse toutes les descriptions du ministère des Missionnaires était la règle infaillible suivante :

On ne perdra jamais de vue qu’une des fins principales de l’Institut est de venir au secours des âmes les plus abandonnées.

À mesure qu’Eugène déploie le ministère des Missionnaires dans la Règle de 1818, il applique ce principe dans la quatrième catégorie : Évangéliser les prisonniers :

À ce titre, les pauvres prisonniers ont des droits bien acquis à la charité de la Société.

La réponse des Missionnaires s’énonçait donc comme suit :

On tâchera donc de pourvoir à leurs besoins, autant que le permettront les circonstances, en les visitant fréquemment et les instruisant de leurs devoirs religieux au moins le dimanche, quand on pourra s’introduire dans ces lieux de détention.

Dans cette catégorie de gens abandonnés, le Missionnaire devait accorder une attention spéciale « aux plus abandonnés » de ce groupe, les condamnés à la peine capitale – abandonnés et fuis par la société, et malheureusement par l’Église janséniste, tout autant. Le Missionnaire allait suivre l’exemple de Jésus et leur tendre à main :

Enfin on épuisera toutes les ressources que la charité chrétienne peut inspirer, pour aider les condamnés à se bien préparer à la mort.
On les accompagnera jusque sur l’échafaud d’où les missionnaires ne descendront qu’après avoir reçu le dernier soupir des patients, qu’ils ont été chargés de défendre dans cette extrémité contre toutes les embûches du démon, les angoisses de la mort et le danger du désespoir.

Règle de 1818, Chapitre 3, §4. Prisons.

[Sur le site web, vous pourriez trouver plus d’information à ce sujet dans les entrées du 3 au 7 octobre, 2010]

 

Deja un comentario

HACE 200 AÑOS: LA JUVENTUD –  EL TRABAJO DE LOS TRABAJOS.

Entregados a la predicación del Evangelio a los más abandonados y a ser ministros de la compasión de Dios en el sacramento de la reconciliación, Eugenio continua explicando el ministerio de los Misioneros en su Regla de vida:

Artículo 3: La dirección de la juventud.
La dirección de la juventud será considerada como un deber esencial de nuestro Instituto. El Superior General designará al menos a uno de los Misioneros para esta ocupación, participando él mismo en ella con diligencia, siempre que sus otras responsabilidades se lo permitan.

Cinco años antes, el director espiritual de Eugenio le había inculcado que éste era “el trabajo de los trabajos: darles todos sus esfuerzos, desplegar todo su celo para formarles bien”(REY, Histoire I, p. 151). Y, es claro, que Eugenio había aprendido bien esta lección cuando escribió:

Pedirá un informe del estado de la Congregación de la Juventud, la cual debe ser establecida en todas nuestras casas con el mismo cuidado y la misma atención que el noviciado mismo.

Regla de 1818 Parte primera, Capítulo 3, §3. Dirección de la juventud

Cada Misionero tenía “el deber de conocer los nombres de cada miembro de la congregación de la juventud”. Recordando que, en el momento en el que está escribiendo había cerca de 300 miembros en Aix, ¡ésta no era una tarea fácil!

Igualmente, subrayó la cercanía de los Misioneros con los jóvenes, insistiendo en que debían tener también “un contacto frecuente con sus familias”.

Estaba claro que el ministerio con los jóvenes no era un añadido a los otros ministerios existentes, por si los Misioneros tenían tiempo. Era, por el contrario, un aspecto esencial de la misión de cada comunidad.

[La Congregación de la Juventud ha sido tratada en gran detalle en las entradas sobre a misma. Puedes encontrarlas en la página web, más específicamente en las entradas que van desde el 8 de Octubre al 5 de Noviembre de 2010; y desde el 28 de Enero al 3 de Mayo de 2012].

Deja un comentario

HACE 200 AÑOS: EL MAPA DE NUESTRO VIAJE VOCACIONAL.

En las últimas semanas hemos estado analizando la invitación que hace a unirse a él en la vivencia de su ideal:

¡Qué fin más sublime que el de su Instituto!
Su fundador es Jesucristo, el mismo Hijo de Dios;
sus primeros padres, los Apóstoles.
Son llamados a ser los cooperadores del Salvador,
los corredentores del género humano;

Regla de 1818 Capítulo primero, §3. Nota Bene. Missions, 78 (1951) p. 15

La Regla de 1818 era la respuesta de Eugenio a la pregunta, ¿Cómo se debe vivir para llegar a alcanzar éste ideal?

Yendo más allá en nuestro análisis de la Regla de vida de 1818, hemos visto el primer capítulo, donde se definía a los Misioneros y sus metas principales. En primer lugar, evangelizar a los más abandonados en sus múltiples aspectos. Después, llenar el vacío espiritual dejado por la destrucción de las órdenes religiosas y ayudar al clero a ser fieles al encargo de Dios por los más abandonados. Era en la sección sobre la reforma del clero donde Eugenio escribió su bien conocida Nota Bene – la versión original del Prefacio.

La Regla continua ampliando estos puntos mediante detalles prácticos. El segundo capítulo está dedicado a la predicación de las misiones populares.

El tercer capítulo se titular “otros ministerios”. Hemos visto las dos primeras partes de éste: el ministerio de la predicación y el ministerio de la confesión. Mañana continuaremos con el tercer ministerio: la juventud.

Deja un comentario

HACE 200 AÑOS: ABRAZA COMO TÚ HAS SIDO ABRAZADO

La propia experiencia de conversión de Eugenio había sido el hacerse consciente del amor y la misericordia infinita de Dios.

Feliz, mil veces feliz de que ese Padre bondadoso, a pesar de mi indignidad, haya desplegado en mí la inmensa riqueza de sus misericordias.

Notas de retiro, diciembre 1814, E.O. XV n.130

Él describe cómo experimentó la cercanía del amor de Dios una vez que se había reconocido pecador:

habéis olvidado todas mis ingratitudes para ayudarme tan poderosamente como si os hubiese sido siempre fiel; mi tierno padre, que ha llevado a este rebelde sobre sus hombros, que lo ha recalentado sobre su corazón, que ha limpiado sus llagas,etc.

Notas de retiro, diciembre 1811, E.O. XIV n. 95

Él está describiendo la experiencia de ser “abrazado” por Dios. Ahora, el Misionero –el “cooperador del Salvador”- ha de tratar a los pecadores exactamente de la misma forma como él ha sido tratado:

Sea lo que sea, los misioneros acogerán siempre a los pecadores con una caridad inagotable ; los animarán con actitudes cómodas, mostrándoles un corazón compasivo ; los tratarán, en una palabra, como ellos mismos quisieran ser tratados, si se encontraran en una situación desgraciada en la que ellos se encuentran.

Regla de 1818, Capítulo 3 §2. De la confesión.

Deja un comentario

HACE 200 AÑOS: DE LA PALABRA A LA ACCIÓN

La siguiente sección de la Regla de 1818 se acerca a la conclusión lógica de la predicación: ayudar al oyente a tener un encuentro personal con Dios como Salvador. La predicación debería hacer a la gente consciente de su necesidad de conversión, cuya mejor expresión es el sacramento de la reconciliación.

Para la confesión, se compenetrarán de esta verdad tan sentida por san Ignacio, san Felipe de Neri y tantos otros santos, que es en el tribunal donde se perfecciona lo que no se ha esbozado con los discursos. Si la gracia ha tocado un alma con la fuerza de la palabra de Dios, ordinariamente solo en el tribunal de la penitencia se modela y justifica. Se predica solamente para llevar a los pecadores al borde de la piscina.

Cuando la gracia de Dios toca a una persona con el deseo de la conversión, los Misioneros han de estar disponibles para celebrar el sacramento con ellos.

Nunca se rechazará, pues, atender los deseos de las personas que pidan confesarse, sea en la misión, sea fuera del tiempo de las misiones.
En los lugares de nuestra residencia, tres días de la semana estarán consagrados especialmente a atender confesiones

Regla de 1818, Capítulo 3 §2. De la confesión.

Deja un comentario

HACE 200 AÑOS: PREDICANDO: ALGO HERMOSO PARA DIOS.

No es necesario decir que no está permitido nunca recibir la menor retribución, ni por predicar, ni por instruir, ni por administrar los sacramentos, ni por cualquier otro ministerio …

Regla de 1818, Capítulo 3, §1. De la predicación.

El Misionero, cooperador del Salvador, debe imitar el ejemplo de los apóstoles:

“De gracia recibisteis, dad de gracia. No os proveáis de oro, ni de plata, ni de cobre para llevar en vuestros cintos, ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de sandalias, ni de bordón; porque el obrero es digno de su sostén.”   Mateo 10:8-10

Deja un comentario